Puede ser incómodo hablar sobre el dinero con la familia, pero es importante hacerlo para determinar a cuáles universidades debe solicitar admisión. Necesita tener una idea de lo que su presupuesto le permite antes de finalizar su lista de universidades prospectivas. Considere todas fuentes de ingresos: inversiones y acciones, los trabajos de tiempo parcial o completo y las cuentas de ahorros. Si sus padres no lo puede ayudar para nada, es probable que sea apto para la ayuda económica federal. Las universidades estatales típicamente son las opciones más baratas para los residentes del estado, y las universidades de artes liberales privadas usualmente son más caras antes de tener en cuenta la ayuda económica de necesidad y mérito.


Entienda su presupuesto.

De los 12.000 solicitantes y padres de solicitantes encuestados en 2015 por el Princeton Review, el 90% dijo que sería “muy o extremadamente necesario” que recibiera la ayuda económica para asistir a la universidad. Hable con sus padres sobre su presupuesto y pregúnteles cuando tiene dudas. ¿Tienen dinero ahorrado para su educación o usted mismo tiene que encargarse de los costos de matrícula? Aun si tienen dinero reservada, ¿esperan que usted vaya a contribuir con los costos? ¿Cuánto tendrá que contribuir? Primeramente, determine su presupuesto sin ayuda económica y después, use el FAFSA4caster para determinar su contribución familiar anticipada y su elegibilidad para la ayuda económica. Considere las becas a las que solicitará.

Explore la imagen de ayuda económica de cada universidad prospectiva.

  • Reputación: No se fije en el costo de matrícula total de una universidad, sino en su reputación para la ayuda económica. Muchas universidades privadas y costosas tienen un gran legado y pueden ofrecer muchas subsidios y becas. ¿Qué ofrecen las universidades en su lista?
  • Estadísticas de ayuda económica: ¿Qué porcentaje de los estudiantes de la clase entrante recibe ayuda económica? Es importante determinar qué porcentaje de los estudiantes recibe subvenciones y qué porcentaje saca préstamos (ya que hay que reembolsar los préstamos). También es importante averiguar el porcentaje de estudiantes que recibió una oferta de ayuda económica que alcanza toda su necesidad; más alto este porcentaje, mejor.
  • Sus gastos aproximados: Use las estadísticas de ayuda económica y la información del FAFSA4caster para determinar cuánto pagaría para asistir a cada universidad prospectiva. Si la universidad cumple con 100% de su necesidad económica, usted ha encontrado una universidad que le dará un buen precio. Sin embargo, recuerde que su definición de ayuda económica puede ser diferente que la de una universidad. Para ellos, ayuda económica estrictamente significa la diferencia entre el costo de la matrícula y su contribución familiar anticipada según el FAFSA.

Considere este consejo sobre la ayuda económica.

  • Costo de matrícula para residentes vs. costo para no residentes: Las universidades públicas generalmente son más caras para los estudiantes que viven fuera del estado que lo son para los residentes del estado. No sólo es más alto el costo de matrícula para los estudiantes no residentes, sino también típicamente se encuentra que la ayuda económica para los no residentes está limitada porque estas universidades quieren atraer a los mejores estudiantes residentes.
  • Admisiones ciegas a las necesidades vs. admisiones conscientes de las necesidades: Cuando solicita admisión a una universidad, determine si tiene una política de admisiones ciegas o conscientes de las necesidades. Las universidades con una política de admisión ciega a las necesidades aceptan a los candidatos fuertes sin importar su necesidad económica. Mientras tanto, las universidades conscientes de las necesidades toman en cuenta las necesidades económicas de un estudiantes antes de hacer su decisión de admisiones.
  • Selectividad: Generalmente, en las universidades selectivas se encuentran los mejores precios. Cuando se incluye la ayuda económica, las universidades muy selectivas tienen los costos de matrícula más bajos del país. Una universidad como Harvard Universidad, la cual no requiere ninguna contribución familiar de una familia con ingresos anuales de menos de $65.000, podría ser menos cara que su universidad estatal.

Considere los costos no educativos.

No olvide pensar en el costo de vida en la ciudad que es el hogar de una universidad. ¿Puede vivir en el alojamiento universitario o tiene que vivir fuera del campus? ¿Su presupuesto le permite vivir solo o tiene que buscar un compañero de piso? ¿Tiene que pagar toda su comida o puede obtener un plan de alimentación universitario? Si se muda a una ciudad grande, ¿cuánto saldrá el transporte público para su viaje a clases? ¿Planea tener un auto? Tendrá que pagar la gasolina, mantenimiento y estacionamiento. Si planea disfrutar de las oportunidades de estudio en el extranjero, recuerde que estos programas tienen costos adicionales, los cuales dependen del tipo de cambio entre los Estados Unidos y su destino. Finalmente, ¿con qué frecuencia planea regresar a casa durante el año escolar? Considere el costo del viaje.

Estas son nada más que algunas de las preguntas que usted debe contestar sobre su presupuesto universitario. Vale la pena separar dinero para la diversión también, especialmente si vive en un nuevo lugar con muchas oportunidades culturales.

Página actualizada: 02/2017