Para los estudiantes indocumentados, el camino a una educación asequible es escabroso, pero por suerte, no se encuentran en un callejón sin salida. Para aprovechar el proceso de las solicitudes de ingreso a la universidad, es importante que usted sepa su estado de inmigración y sus derechos a la educación, la acción legal diferida, la subvención y el empleo. Tan pronto como entienda la información general, hable con un abogado de inmigración si tiene dudas sobre su caso en particular.


Descargo de responsabilidad: La siguiente información sirve solamente para un propósito educativo como servicio al público. No es consejo legal ni sustituto al consejo legal. La información contenida en este sitio web podría reflejar los actuales desarrollos legales o no; por lo tanto, no se promete ni se garantiza que la información de este sitio web sea correcta ni completa. No debe ser considerada como una indicación a futuros resultados. Ya que el consejo legal requiere de un conocimiento de las circunstancias específicas de cada caso, no se debe sustituir la presente información para asistencia efectiva de letrado. En consecuencia, los materiales en este sitio web no constituyen consejo legal.

¿Cómo entran los indocumentados a los Estados Unidos?

El Centro Nacional de Leyes Inmigratorias define a los inmigrantes indocumentados como ciudadanos extranjeros quienes entraron a los Estados Unidos de una de las tres siguientes maneras:

  1. Sin inspección
  2. Con documentos falsificados
  3. Con una visa legal “no inmigrante” (de turismo, por ejemplo), la que venció mientras el titular todavía estaba en los Estados Unidos

¿Cuántos estudiantes indocumentados viven en los EEUU?

Aunque cuesta medir la inmigración desautorizada, estimaciones sugieren que hay más de 11 millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos. Más de dos millones de ellos califican como estudiantes en edad escolar. Estos millones de inmigrantes son de todas partes del mundo, con un aproximado 75% proveniente de Latinoamérica y un 10% de Asia.

¿Cuándo y por qué inmigran los estudiantes indocumentados a los EEUU?

A pesar de su país de origen, casi todos los estudiantes indocumentados llegaron a los Estados Unidos con sus familias cuando eran niños chiquitos. Como niños cuando cruzaron la frontera, quizás no se dan cuenta de que sus estados de inmigración son ilegales hasta que son adolescentes. Estos estudiantes han vivido en el país la mayor parte de sus vidas, aprenden a hablar inglés con fluidez y se gradúan de escuelas secundarias estadounidenses.

¿Tienen algunos derechos los estudiantes indocumentados?

Con raíces fuertes en sus comunidades, los estudiantes indocumentados frecuentemente se sumergen en la cultura norteamericana antes de que empiecen las solicitudes de ingreso a la universidad. Muchos se autoidentifican como estadounidenses y consideran al país como su hogar. Sin embargo, sus estados de inmigración niegan su acceso a una multitud de derechos y protecciones. Notablemente, la actual ley federal prohíbe que todos los inmigrantes indocumentados, sin consideración a sus casos específicos, reciban ciudadanía o residencia legal.

Los inmigrantes indocumentados también luchan para encontrar trabajo. Para trabajar legalmente, necesitan un número de seguro social válido (social security number en inglés) y un permiso de trabajo (employment authorization document). Sólo un aproximado del 15% de los inmigrantes indocumentados cumplen los requisitos para recibir estos documentos para trabajar.

Cada día, hay más padres que mudan a sus familias a los Estados Unidos ilegalmente, por fruto de la desesperación. Esperan mejorar la calidad de vida, reunirse con miembros de la familia y buscar el “sueño americano.” Sus hijos, sin saber que cometieron un crimen cuando cruzaron la frontera, se aplican en la escuela y crecen a pagar los impuestos. A pesar de sus mejores esfuerzos de contribuir a la sociedad, ciertas leyes discriminatorias impiden sus futuros promisorios.

¿Por qué a veces se llaman DREAMers a los estudiantes indocumentados?

Muchos estudiantes indocumentados, y sus aliados, insisten en que la ley federal actual es injusta: Cuando inmigraron a los Estados Unidos como niños, eran muy jóvenes para haber infringido la ley intencionalmente. Actualmente, como adolescentes incapaces de solicitar la residencia o ciudadanía, se sienten castigados por un crimen que no cometieron deliberadamente.

Para ayudar a estos jóvenes en su lucha para un estado de inmigración legal, se introdujeron unas reformas inmigratorias al Congreso repetidamente desde 2001, aunque todavía no ha cambiado la legislación. La propuesta más famosa que beneficiaría a los estudiantes indocumentados es el Acto de Sueño (DREAM Act).  En inglés, DREAM es una sigla que sugiere desarrollo, alivio, y educación para menores extranjeros. Si hubiera sido promulgado, el Acto de Sueño hubiera provisto una residencia legal provisional a millones de adolescentes indocumentados en los Estados Unidos. Estos beneficiarios potenciales se llaman DREAMers. Al completar un título terciario o término de servicio militar que dura dos años, un DREAMer podría entonces solicitar la residencia permanente.

La última vez que se introdujeron al Acto de Sueño en Congreso fue en 2010. Recibió suficiente apoyo en la Cámara de Representantes, pero estaba por debajo de cinco votos en el Senado. Muchos activistas, organizaciones sin fines de lucro, grupos de comunidad y estudiantes indocumentados están trabajando para reintroducir el Acto de Sueño al Congreso.

Página actualizada: 11/2016