Sin documentos inmigratorios autorizados, todavía es posible asistir una universidad estadounidense. Las leyes estatales y federales limitan su acceso a la educación superior, la ayuda económica federal y estatal y el empleo, pero no eliminan sus opciones totalmente.

Los inmigrantes indocumentados son ciudadanos extranjeros quienes viven en los Estados Unidos sin documentos inmigratorios autorizados por el gobierno federal. Muchos estudiantes indocumentados inmigraron al país durante su niñez y han asistido las escuelas estadounidenses. Sin embargo, hay más límites en términos de su acceso a la educación superior.

Desafortunadamente, hay innumerables obstáculos que interfieren con los planes universitarios de los estudiantes indocumentados. Estas barreras incluyen el temor real de deportación, una falta de ayuda económica y la ausencia de una ruta directa a la ciudadanía. Mientras estos obstáculos parecen infranqueables, si tiene perseverancia y deseo, hay maneras de asistir la universidad.

Aunque no hay ninguna resolución rápida para ajustar su estado inmigratorio, hay un procedimiento inmigratorio que podría beneficiarle en el corto plazo. Ya que muchos niños no rompieron la ley intencionalmente cuando cruzaron la frontera de los Estados Unidos, la Acción Diferida a los Llegados de Infancia (DACA) permite que algunos estudiantes indocumentados trabajen y pospongan su audiencia inmigratoria.

DACA es una opción para algunos estudiantes indocumentados. DACA pospone audiencias inmigratorias por dos años pero se puede renovarla indefinidamente. Mientras la solicitud no es gratuita, la entrega y la aceptación de su solicitud podría tranquilizarle durante la universidad.

Cuanto más temprano empieza a hacer planes universitarios, mejor. Los estudiantes indocumentados quienes quieren asistir la universidad tienen más obstáculos que los ciudadanos. Podría aprender sobre su estado inmigratorio, solicitar (o renovar) DACA y prepararse durante la escuela secundaria para mejorar sus chances de admisión.

Muchos estudiantes indocumentados quieren saber inmediatamente si pueden continuar su educación en los Estados Unidos después de la escuela secundaria. ¿La respuesta simple? ¡Sí! ¿La respuesta detallada? Sí, pero solamente en algunas universidades en algunos estados. Para la mayoría de los estudiantes indocumentados, la educación superior es más cara y más inasequible que la es para los ciudadanos y residentes legales. Eso dicho, miles de jóvenes indocumentados asisten las universidades estadounidenses cada año. Con paciencia, trabajo duro y una búsqueda de universidades enfocada, usted podría ser uno de ellos.

Hay muchas universidades que quieren recibir solicitudes de los estudiantes indocumentados, pero en general, su estado inmigratorio limita sus opciones universitarias. Tan pronto como tiene una lista de universidades dispuestas a los estudiantes indocumentados, enfóquese en lo que puede pagar. El costo de la matrícula de una escuela técnica sale menos que la de una universidad privada, por ejemplo.

Los estudiantes indocumentados no son aptos para la ayuda económica federal, pero es posible que usted tenga acceso a la matrícula descontada o becas estatales si ha vivido en un estado por un cierto período de tiempo. También puede buscar y solicitar las becas privadas, pero preste atención a su criterio de elegibilidad.

Por ley, los estudiantes sin documentos no pueden participar en el programa federal de trabajo y estudio, pero es posible que tengan otra opción. Los estudiantes con un permiso de trabajo a través de DACA pueden trabajar en los Estados Unidos. Considere, entonces, una pasantía pagada, un trabajo con un empleador local o trabajo independiente. Sin DACA y sin un permiso de trabajo, no puede trabajar legalmente para nada.

Aunque es difícil llegar a la universidad si es indocumentado, no está solo. Sus padres, amigos y otros estudiantes indocumentados le proveen con un sistema de apoyo automático. También puede explorar los recursos ofrecidos por su universidad o región.