Los pros y contras de los programas de título en línea
Los pros y contras de los programas de título en línea
Andrey_Popov / Shutterstock.com

Los estudiantes que están pensando en programas de estudio en línea a menudo tienen preguntas, como “¿Cuál es mejor: un título tradicional o un título en línea?” y “¿Es mi estilo de estudio adecuado para aprender en línea?” Estas preguntas son importantes de responder, pero primero y principal, pesa los pros y contras generales de la experiencia. Hacerlo te dará una mejor idea de si la opción sería para ti o no. Si parece que podría ser, deberías luego seguir y encontrar las respuestas a tus otras preguntas.


¿Cuáles son los inconvenientes de los programas de título en línea?

  • Estigma: Cuando el aprendizaje en línea apareció por primera vez hace 25 años atrás, los escépticos lo vieron como una moda que no duraría. Continuaron juzgando las clases en linea porque atraía muchos estudiantes no tradicionales que necesitaban la flexibilidad (por ejemplo, estudiantes adultos y de reingreso, estudiantes con hijos o aquellos que aprobaron un examen de equivalencia de la secundaria). Estos escépticos también reclamaban que la tecnología les hacía todo más fácil a los estudiantes para hacer trampa, así que de hecho ninguno estaba aprendiendo. Por supuesto que nada de esto es cierto. El aprendizaje en línea ha llegado para quedarse; los alumnos en línea no son por naturaleza peores que los alumnos tradicionales; y la tecnología se ha desarrollado para hacer la trampa prácticamente imposible. Mientras que el estigma permanece aun en algunos círculos, esta disminuyendo con el tiempo. Más de uno de cuatro estudiantes tomarían una clase en línea, así que la parte trabajadora de la sociedad se está llenando con candidatos altamente calificados que justamente han sido estudiantes en línea. Muchos empleadores les dan el mismo nivel de consideración que le dieran a candidatos que han estudiado en campuses.
  • Curva de aprendizaje: La estructura de una clase en línea es diferente a la de cualquier clase tradicional que hayas podido haber tomado. Acostumbrarse a esto puede llevar un tiempo, pero te puedes preparar. Puedes decidir leer más sobre clases en línea o tomar un MOOC o una clase en línea no clasificada para practicar. Saber qué esperar de tu clase en línea con tiempo de anticipación te ayudará a adaptarte a su estructura rapidamente.
  • Nuevos programas: La facultad más jóven de la Liga Ivy tiene 150 años. Por supuesto que ningún programa de estudios en línea puede competir con esa antigüedad todavía, pero los programas más nuevos no son necesariamente peores que los más antiguos. Los escépticos podrán decir que una universidad más jóven tiene más probabilidad de cerrar o ser comprada. Mientras que puede haber algo de verdad en eso, hay ventajas en los nuevos programas. Las clases en línea, por ejemplo, se adaptan a nuestras cambiantes tecnologías. Hace tiempo eran solo compatibles con computadoras, y ahora se puede ingresar desde tabletas o teléfonos móviles también. En un programa de grado en línea que es reciente o nuevo puedes ayudar a definir la universidad. Es muy probable que tus sugerencias sean escuchadas. Dicho eso, asegurate de buscar una institución acreditada; las credenciales que recibes desde las facultades no acreditadas son poco probables de ser aceptadas cuando estés intentando buscar un trabajo.
  • Menos cursos de estudio: No todos las carreras son adecuadas para estudiar en línea, si es que están disponibles. Los alumnos estudiando medicina, escultura o artes culinaria, por ejemplo, a menudo necesitan práctica para dominar sus materias. Si necesitas varias pasantías, residencias, o capacitación en persona para destacarte en tu área, un programa de título en línea probablemente no es para ti.
  • Menos interacción cara a cara: Algunos alumnos en clases en línea se sienten menos responsables porque un profesor no está físicamente allí para recurrir durante la clase. Sin embargo, los estudiantes con automotivación no tienen que preocuparse. Se dan cuenta de que no están en sólos en la clase. Primero que nada, tu profesor y compañeros se conectarán para acceder al material de estudio. Te comunicarás vía correo electrónico, chat, videoconferencias y llamadas telefónicas. Si es que vives cerca de un campus tradicional, te puedes reunir con tus pares para estudiar o visitar a tu profesor en horas de trabajo.
  • Sin comentarios instantáneos: En una clase, un profesor hace preguntas, recurre a los alumnos y responde a sus comentarios y preocupaciones. El profesor de tu curso en línea no necesariamente está disponible cuando tú has iniciado sesión. Si hay algo que no entiendes, está en tí enviarle un correo electrónico y esperar la respuesta. Esto frustra a algunos estudiantes, pero a otros no los retiene más de lo que los retendría una clase tradicional. Ellos saben que sus profesores no son su único recurso. Tiene la internet, un diccionario, un libro de texto y los números de teléfono o las direcciones de correo electrónico de sus compañeros a su disposición.
  • Mayores tasas de deserción: Las investigaciones muestran que los alumnos en línea abandonan o desaprueban sus clases más que los estudiantes tradicionales. Hay un par de razones para esto.
    • Inesperados estándares académicos altos: Aunque los requisitos de entrada puedan ser relajados en un programa de estudios en línea, los estándares académicos no sufren. Muchos estudiantes no esperan que sus clases sean competitivas; es posible que se hayan inscrito por diversión más que por una meta en mente. Desde el principio, los alumnos que no pueden mantener el ritmo son depurados del resto. Si realmente quieres aprender y ahora es el momento adecuado, no serás parte de la estadística.
    • Programación excesiva: Ten en mente que las clases en línea son extremadamente populares entre los estudiantes que tienen vidas ocupadas o problemas con los tiempos. Es posible que un estudiantes intente terminar su carrera solo para darse cuenta que entre el trabajo, la familia, las obligaciones y la facultad es demasiado para él o ella. Sin embargo, por muy brillante y capaz que sea, estos estudiantes simplemente no tienen el tiempo en sus vidas para perseguir sus carreras por el momento. Abandonan y quizás reingresan más tarde. Las tasas de deserción no toman en cuenta estas circunstancias.

¿Cuáles son los beneficios de los programas de título en linea?

  • Accesibilidad: Entonces, ¿no puedes lidiar con la hora pico para viajar al campus después del trabajo? ¿Vives a una hora del pueblo más cercano, y el transporte no es confiable? ¿Tienes hijos y no hay guardería? Con las clases en línea, las excusas no siempre tienen que interferir con tu aprendizaje. Abre tu portátil y estudia desde cualquier lugar.
  • Programación flexible: Con el aprendizaje online, puedes inscribirte en clases a medio tiempo o a tiempo completo; elegir clases que requieran encontrarse en persona ocasionalmente o que tomen lugar completamente en línea; y acceder a la plataforma de clases a la 1:00 a.m. o 1:00 p.m. No abandonarás nada por tus clases. Se programará sola alrededor de tus otros compromisos.
  • Diversidad e inclusión: Las clases en línea son accesibles para cualquiera con acceso a internet, así que seguramente tendrás compañeros interesantes. En una clase en línea, puedes estar aprendiendo con veteranos, padres, profesionales y jubilados. Sus experiencias de vida informarán sus contribuciones a la clase. Un veterano de guerra tendrá una perspectiva única de un curso de historia, y un padre compartirá conocimientos prácticos en una clase de educación temprana. Aprende de ellos tanto como aprendas de las lecturas y el material de clases. Rebate las ideas de tus compañeros.
  • Asequibilidad: El costo de una educación en línea varía ampliamente dependiendo de la universidad, pero las clases en línea tienden a bajar tus costos de matrícula. En algunas universidades tradicionales, las horas de crédito son horas de crédito, así que tu matrícula será igual si completas o no los creditos en persona o en línea. En otras, las clases online son mucho menos costosas porque hay menos gastos generales. Dependiendo de tu situación financiera, quizás puedas acceder a ayuda económica. La asequibilidad de las facultades en línea depende de la situación de cada estudiantes, pero muchas personas encuentran que las clases en línea son más económicas. ¿Por qué? Los alumnos viven en casa y siguen trabajando en el proceso de obtener un título.
  • Menos requisitos de ingreso: Para asistir a la facultad (en línea o de otra manera) necesitarás un título secundario o su equivalencia. Algunas facultades en línea tienen una política de admisiones abierta, lo que significa que serás automáticamente aceptado por la facultad si puedes pagar la cuota de ingreso y proveer una copia de tu título o resultados del exámen de equivalencia. Otros programas de título en línea quieren ver tu expediente académico secundario o institución previa. No entres en pánico si no has abordado tus anteriores clases. La mayoría de las facultades en línea entienden que algunos alumnos desarrollan su ética de trabajo y maduran después de la secundaria. Si tus calificaciones no fueron estelares en aquel entonces, una facultad podría aceptar experiencias laborales, cartas de recomendaciones de empleadores o una entrevista de video exitosa en lugar del requisito del GPA (sigla en inglés del promedio general). Cada programa es diferente, así que pregúntale a tu asesor de admisiones si se puede renunciar a alguno de los requisitos. Las facultades en línea típicamente no requieren puntajes de exámenes SAT, ACT o GRE, pero los puntajes altos pueden ayudar a asegurar tu admisión.
  • Ubicación: Cuando puedes trabajar desde cualquier lugar, puedes vivir en cualquier lugar. No hay necesidad de buscar un apartamento a una cuadra del campus o reubicar a tu familia en otra ciudad. Las facultades en línea también ayudan a los estudiantes con discapacidades físicas o enfermedades crónicas que prefieran trabajar desde su casa en las condiciones que lo hacen más cómodamente.
  • Aprender en tu propio ritmo: Si una lección es muy fácil para ti, pasa a la siguiente. Si no, tómate tu tiempo para digerir la información y haz tu propia investigación adicional.
  • Transferencia de crédito: Si has comenzado y detenido tu carrera universitaria varias veces, probablemente hayas acumulado algunas horas de crédito. Has algo con ellas para que tu tiempo y dinero no se desperdicien. Las facultades en línea a menudo son más flexibles con aplicar tus créditos anteriores a tu actual programa, pero cada institución es diferente. Tu asesor de admisiones puede ayudarte a empezar. También puedes leer más sobre reingresar a la facultad y cambiar de facultad.
  • Enfoque vocacional: Puedes perseguir un título de artes liberales en una facultad en línea, pero la mayoría de los programas de título en línea te ayudarán a encontrar un trabajo en un área específica después de graduarte. Los graduados se van a menudo preparados y certificados para trabajar en sus campos.

Página actualizada: 02/2018