Aunque algunas universidades ya no tienen requisitos para los solicitantes sobre los exámenes estandarizados a tomar, muchas todavía requieren que los solicitantes entreguen sus resultados en el SAT o el ACT. Algunas de estas universidades también requieren que los solicitantes tomen los exámenes por asignatura SAT. Aprende qué debe anticipar de cada examen, cómo prepararte y cómo elegir entre los exámenes.

Los estudiantes típicamente toman el PSAT/NMSQT durante el otoño del tercer año como un ensayo para el SAT. Los estudiantes con los resultados más altos podrían cumplir los requisitos para el National Merit Scholarship Program, recibir una invitación para solicitar el estado de “finalista” y, subsecuentemente, recibir una beca. Los estudiantes quienes quieren practicar para el SAT aún más temprano que el tercer año de la secundaria a lo mejor podrán tomar el PSAT hacia el octavo grado.

El SAT y el ACT son pruebas de aptitud que miden la habilidad de un estudiante de sobresalir al llegar a la universidad. Por lo tanto, muchas universidades quieren revisar los resultados de sus solicitantes en uno de los dos exámenes. Ambos tienen una estructura similar (prueban la lectura y la matemática y contienen una sección de escritura optativa), pero el ACT también cubre letras y ciencia. Las universidades usualmente no prefieren un examen sobre el otro, así que planea en tomar el que más te gusta.

El SAT es el examen estandarizado más viejo que todavía se usa hoy. Consiste en dos secciones cronometradas, la lectura crítica y escritura, más las matemáticas, con un ensayo optativo. Generalmente, los estudiantes deberían apuntar a tomar el SAT durante su tercer año de la secundaria para tener el tiempo de repetir el examen si quieren mejorar sus resultados.

Puede ser que los estudiantes quienes sobresalen más en lo académico que en la lógica o vocabulario prefieran tomar el ACT, el cual mide sus habilidades en la lectura, lengua, matemáticas y ciencias. Hay una sección de escritura optativa, la cual es un requisito para la entrada en ciertas universidades. Los estudiantes deberían planear en tomar el ACT durante su tercer año de la secundaria para recibir sus resultados con tiempo para la entrada universitaria. Repetir el examen generalmente les da la oportunidad de mejorar sus resultados.

Los exámenes por asignatura SAT no siempre son exámenes requeridos para la entrada universitaria pero pueden realzar una solicitud para la admisión. Como sugiere el nombre, los exámenes por asignatura SAT prueban el contenido de una materia específica. Se ofrecen los exámenes en los idiomas extranjeros, ciencias, matemáticas, literatura e historia. Adjuntar resultados altos en los exámenes por asignatura SAT que has tomado puede ayudar a compensar por resultados bajos en el SAT o ACT.