Los estudiantes que comienzan su experiencia postsecundaria en una universidad comunitaria quizás planeen cambiarse a una institución de cuatro años después de su segundo año para completar sus licenciaturas. Otros estudiantes quizás comienzan en una universidad y se decepcionan cuando se dan cuenta de que su experiencia universitaria es menos que ideal, provocando que quieran un cambio. Estos estudiantes quizás también decidan cambiarse a un programa de similar duración o directamente a un tipo de programa diferente. Cambiarse es rara vez un proceso fácil, pero los alumnos dedicados que trabajan junto a un representante de admisión lo encontrarán posible.

Hay una serie de razones por las cuales decidas que estarías más contento en una institución diferente. Quizás tu mayor intención ha cambiado y la nueva no se ofrece en tu universidad actual, o tu salud mental está sufriendo y hay algunas recursos para ayudarte a manejarlo. Cambiar es un proceso duro, entonces, trata de mejorar tus circunstancias en tu actual universidad primero, antes de empezar tu búsqueda universitaria otra vez más.

El tipo de estudiante de cambio que eres depende del tipo de institución a la cual asistes y el tipo de institución a la cual quieres asistir. Hay tres tipos diferentes de transferencia: vertical (de dos años a cuatro), reversa (de cuatro años a dos o menos de dos), lateral (de dos años a dos años o de cuatro a cuatro). Los cambios verticales tienden a tener la mayor suerte a la hora de intentar transferir sus créditos entre instituciones, pero la perseverancia quizás compense a los estudiantes de cambios de reversa y laterales.

No todas las universidades tienen programas destinados a los estudiantes de cambio, y es posible que la universidad a la que estés intentando cambiarte no acepte la mayoría o ningúno de tus créditos universitarios. Si no haces tu búsqueda de antemano, podrías terminar retomando la mayoría de tus clases una vez que llegues a tu nuevo lugar. No te apresures a cambiarte si no estás seguro de que la logística vaya a funcionar.

Cuando te cambias, puede ser demasiado abrumador encontrar y ser aceptado en una nueva institución, pero tu paquete de ayuda económica también pueda cambiar. Debido a que las tasas de matrícula difieren entre universidades, la cantidad de necesidad económica que tengas puede cambiar drasticamente. Esto puede afectar tu habilidad a calificar para subsidios, programas de estudio y trabajo, y préstamos y podrían ascender tus gastos extras. Si te cambias a mitad de año, quizás tengas que volver a pagar parte de tu adjudicación. Piensa en que puede cambiar antes de aceptar a ciegas una oferta.

Mantén en alto tus notas, sé amable con los profesores y participa de actividades extracurriculares. No holgazanees y te conviertas en un ermitaño solo porque no estás planeando quedarte en la universidad en la que estás. Aún necesitas enviar una solicitud competitiva y ser aceptable en la universidad a la que vas a cambiar; buenas notas y recomendaciones de profesores que te conocen bien son indispensables.