No todas las universidades aceptan por igual a los estudiantes de cambio, y solicitar a universidades que no son amistosas a los estudiantes de cambio es una batalla cuesta arriba. Afortunadamente, hay algunas cosas que puedes revisar y te ayudarán a determinar si la universidad es abierta y da la bienvenida a los estudiantes de cambio. Una vez que achiques tu lista, puedes planear una visita al campus y solicitar ayuda económica para determinar si la institución irá bien con tus necesidades individuales.


¿Cómo encuentro la universidad perfecta para cambiarme?

Tan desalentador como es saber que tu primer intento hacia la educación superior resultó que no te satisface, hay muchas otras instituciones y programas diferentes allí afuera por lo que estás destinado a encontrar una combinación perfecta la segunda vez que lo hagas. Tus búsquedas universitarias comienzan preguntas:

  • ¿Cuáles son tus aspiraciones profesionales? Sabiendo qué quieres hacer luego de que te gradúas puede ayudarte a escoger un programa que está adaptado a tus necesidades. No hay necesidad de ir a una universidad de cuatro años si quieres completar una capacitación y unirte a la parte activa de la sociedad ni bien puedas.
  • ¿Dónde quieres estar? ¿Prefieres estar en el centro de la ciudad o en los suburbios? ¿Necesitas estar cerca de casa, o prefieres verte fuera del estado?
  • ¿Cuántos compañeros de estudio quieres? ¿Estás interesado en clases pequeñas, íntimas o prefieres ir con la multitud? ¿Quieres conocer todas las caras del campus o conocer gente nueva todos los días? El tamaño de la universidad podría afectar los programas que ofrece.
  • ¿Tienes una especialidad elegida? ¿Ya has completado los requisitos introductorios y quieres cambiarte a una universidad que ofrezca el mismo programa? ¿Necesitas una universidad con facultad de ingeniería?
  • ¿Cuántos créditos estás intentando transferir contigo? Si solo has completado un semestre, deberías estar menos preocupado sobre los créditos a transferir que si has completado dos años en la facultad. Fíjate en las políticas de transferencia de créditos que minimicen la pérdida de tiempo y dinero.
  • ¿Quiénes quieres que sean tus compañeros de estudio? ¿Quieren asistir a una institución exclusiva para estudiantes de tu mismo sexo? ¿Quieres estar rodeado de estudiantes racialmente diversos e internacionales? ¿Quieres un campus que sea tolerante y protector de la comunidad LGBT+?
  • ¿Qué quieres hacer en tu tiempo libre? ¿Quieres unirte a un equipo interno de deporte? ¿Club de ajedrez? ¿Trabajar en la biblioteca? Busca universidades que ofrezcan las oportunidades extracurriculares preferida por ti. Si quieres trabajar en el campus, revisa ofertas laborales para alumnos así sabes qué tipo de posición estarás ocupando.

Una vez que puedes responder todas estas preguntas, puedes comenzar a crear una lista que concuerde con tus preferencias. Luego, necesitarás decidir la probabilidad de que cada una de estas universidades te acepten como estudiante transferido.

¿Cómo se si una universidad es amistosa al cambio?

Algunas universidad son más probables que acepten estudiantes de cambio que otras. Cuando estás considerando un cambio, quieres hacer lo mejor para aumentar tus posibilidades de ser aceptado. Un camino de que puedes lograrlo es solicitando a universidad amistosas a alumnos de cambio. Hay algunas preguntas simples que puedes hacer para achicar tus opciones:

  • ¿La escuela provee de información o requisitos de admisión específicos para posibles estudiantes de cambio en su sitio web? ¿Hay fechas límites específicas de cambio que difieren de las de admisión general?
  • ¿Esta institución tiene un protocolo establecido para transferencia de créditos universitarios?
  • ¿Hay programas destinados a estudiantes de cambio (como orientación al cambio, ayuda económica única para cambios, viviendas de transferidos)?
  • Busca información sobre acuerdos de articulación. Un acuerdo de articulación es un acuerdo formal entre dos instituciones que simplifica drásticamente el proceso de cambio, en vez de intentar hacer la transferencia por ti mismo, puedes recurrir a las políticas establecidas en el lugar para los alumnos que quieren transferirse de una institución que participa del acuerdo. ¿La escuela a la que esperas transferirte tiene algún acuerdo de articulación con facultades que te interesan?
  • ¿La facultad comparte las estadísticas de cambio?
    • Revisa el Conjunto de Datos Comunes de la universidad para saber sobre años anteriores. Quizás puede encontrarse en el sitio web, o quizás tengas que hacer una búsqueda en línea con el nombre de tu institución y “Conjunto de Datos Comunes” (o “Common Data Set” en inglés). Los Conjuntos de Datos Comunes son documentos que incluyen información sobre una institución, incluídos las carreras que ofrece, números de inscripciones, estadísticas de admisión (requisitos de admisión, puntajes de SAT y ACT y GPA enviados por solicitantes anteriores, información sobre solicitudes de cambio, etc.); Información sobre la vida del alumno, ofertas académicas, y facultad; matrículas y cuota; y ayuda económica.

Las respuestas a estas preguntas te darán una idea de la amistosidad de tu posible universidad a los estudiantes de cambio. Una escuela con un acuerdo de articulación es genial. Da señal de una ruta establecida entre dos instituciones. Las universidades que ahorran dinero de ayuda económica para los de cambio son también buenas opciones. Algunas de estas escuelas dan ayuda económica a sus novatos antes de que se conviertan en estudiantes de cambio, en cuyo caso puede que no les quede mucho dinero. Si la institución tiene un consejero de cambio designado, estás de suerte. Esta persona podrá responder todas tus preguntas que puedas hacer sobre la transferencia.

También, muchas universidades de cuatro años reclutan activamente estudiantes de cambio. Casi todas proveen información sobre el cambio en sus sitios web y organizan eventos de reclutamiento en universidades comunitarias. Cerca del 30% cree que las ferias universitarias son una estrategia importante para el reclutamiento, un poco menos del 50% enfocan su importancia en visitas al campus diseñadas para estudiantes de cambio, y 80% se asocian con universidades comunitarias locales para reclutar estudiantes de cambio vertical. Instituciones como éstas, que se salen de su camino para encontrar estudiantes de cambio o proveer servicios para estudiantes de cambio (orientación al cambio, visitas, y semana de adaptación), son la definición de universidades amistosas. Será más fácil para ti encontrar información de requisitos, ayuda economica, vivienda, becas, y transferencia de créditos en instituciones que regularmente acepten estudiantes de cambio. Esta lista muestra las universidades que aceptaron la mayor parte de los estudiantes de cambio en el otoño del 2015.

¿Es común pensar en universidades de otros estados?

Más de la mitad de todos los tipos de cambio ocurren entre escuelas en el mismo estado, pero el resto son hacia las afueras del estado. De hecho, casi uno de cinco alumnos que comienzan en una institución de dos años y casi uno de cuatro que empiezan en una institución pública de cuatro años se mudan a otro estado para cambiar de escuela. Las estadísticas de estudiantes que cambian hacia una escuela privada de cuatro años en diferentes estados es más alta. De todas maneras, los cambios pueden ocurrir entre instituciones públicas y privadas, con y sin fines de lucro, e incripciones a tiempo parcial y completo. Ten en cuenta que las escuelas públicas tienden a aceptar más los créditos obtenidos con anterioridad que las instituciones privadas, sin fines de lucro. Si estás pensando en transferirte a una escuela privada, está más atento aún en trabajar con un consejero para asegurarte que todos los créditos posibles se transfieran contigo.

¿Debería visitar mi posible futura universidad?

¡Sí! Es probable que las universidades amistosas a los cambios tengan designados días de visita al campus para los alumnos interesados en cambiarse. Esto significa que en vez de recorrerlo con estudiantes novatos, lo recorrerás con estudiantes que están en tu misma posición: están interesados en cambiar de universidad. Un dia tipico de visita de cambio presentación de lo que la universidad tiene para ofrecer, un tour por el campus, la posibilidad de encontrarte con un oficial de admisiones o cambio. Las visitas al campus usualmente son gratis, pero deberías llamar y avisar cuando estas planeando ir. Para una visita designada de estudiante de cambio, quizás tengas que registrarte para asegurarte un lugar en el programa.

No todas las instituciones ofrecen visitas específicas de cambio, pero aun puedes visitar el campus como futuro posible alumno. Contacta la oficina de admisiones y avisales sobre tu situación y que quisieras visitar el campus. Ya que aprovecharías al máximo una visita cuando hay alumnos con los que puedas hablar, programa tu visita durante la semana, si es posible, y en un dia en que la escuela esté en funcionamiento. No vas a poder ver una clase si la visitas durante vacaciones de otoño o en verano, aunque aun asi tendrias la impresión del campus en sí. Un consejero de admisión podrá recomendarte fechas si no tienes nada específico en mente aún.

Si te es imposible arreglar una visita al campus o si no puedes costear el viaje necesario, puedes ganar exposición a docenas de universidades asistiendo a una feria universitaria en tu area. La Asociación Nacional para la Consejería de Admisiones Universitarias (o NACAC por sus siglas en inglés) organiza ferias universitarias alrededor de los Estados Unidos tanto en otoño como en primavera. Registrarse es gratis, y obtendrás la oportunidad de hablar con representantes de admisiones y exalumnos, hacer preguntas, y conocer sobre requisitos de admisión.

¿Como puedo aprovechar al máximo mi visita al campus?

Sin importar si lo visitas en un día de cambio o por vos mísmo, hay algunas cosas que puedes hacer para aprovechar al máximo tu tiempo en el campus.

  • Vé solo. Puede ser cómo tener a tu mamá contigo en el campus, pero no hay nada en lo que pueda contribuir y que tú no puedas ver por tí mismo. Eres el único que puede decidir si una institución es para tí, sentarse en una clase y hablar uno a uno con los actuales alumnos, Tu familia querrá acompañarte en la visita, pero dibuja la linea en incluirlos cuando tengas que hablar con un oficial de admisiones o un profesor. Las universidades valoran la madurez y la autosuficiencia, pues demuestra tener estas dos caracteristicas. Esto es de particular relevancia para alumnos de cambio ya que ya han estado en el proceso de elegir sus primeras instituciones.
  • Haz las preguntas correctas. Descubre si hay oportunidades específicas para estudiates de cambio, ya sea un programa de orientación o de verano. Luego, conoce sobre las estadísticas de cambio.
    • ¿Cuántos otros estudiantes de cambio hay?
    • ¿De qué tipos de escuelas vienen?
    • ¿Cuál es la situación habitacional de los alumnos de cambio?
    • ¿Hay habitaciones reservadas para los de cambio o hay un dorm específico?
    • ¿Cómo se evalúan las transferencias de créditos?
    • ¿Te será imposible tomar ciertas clases si empiezas en la posición de estudiante de segundo año o junior?
    • ¿Cómo funciona la ayuda económica para alumnos de cambio?
  • Habla con estudiantes (de cambio). Aprenderás más del proceso de cambio desde un alumnos que ya ha pasado por esto que desde un alumnos que se enamoró de la universidad a primera vista y nunca salió. Pregunta al oficial de admisiones si es posible arreglar una reunión entre ti y un estudiante de cambio anterior mientras estás en el campus. Si no, pregunta si él o ella podría proveerte de una dirección de correo electrónico. Incluso si no consigues la oportunidad de hablar con un viejo estudiante de cambio, hablar con estudiantes actuales te dará una mejor idea sobre la vida en el campus que un tour lo haría. Podrías hacer preguntas sobre la escena social lo cual sería menos apropiado preguntar a un oficial de admisiones. Cuando le haces preguntas a un estudiante, puedes creer en que su respuesta es honesta.
  • Siéntate en clases. Ésto es importante sin importar las razones de tu cambio, pero es particularmente importante si estás considerando cambiar de escuela por lo académico. Querrás asegurarte que las clases son atractivas y que el tamaño es el que quieres. Pasa por tu futuro departamento y ve si puedes encontrar profesores u obtener una lista de las clases que se ofrecen cada año. Quieres encontrar una universidad en la que te puedas desarrollar académicamente.
  • Visita los dorms (de cambio). Si estás cambiando hacia una universidad comunitaria, es probable que estas opciones no apliquen para ti, pero aun querrás una buena idea de donde vas a vivir. Si no estas planeando vivir en casa, pregunta a tu alrededor para saber donde viven los otros alumnos y cuales barrios son seguros. Si te estás cambiando a una institución de cuatros años, esto aun no aplicaría para ti. No todas las escuelas tienen designadas viviendas para los alumnos de cambio, y no todas las instituciones grandes garantizan vivienda en el campus para estudiantes del último año. Si hay una vivienda específica para estudiantes de cambio, entonces, ¡vé a verla! Será bueno tener una idea de donde podrás estar viviendo por algunos años y de cuantos otros estudiantes estarás cerca. De todos modos, pregunta sobre opciones fuera del campus y descubre como estos alumnos mantienen sus vidas sociales despues de que terminan las clases diarias.
  • Reúnete con un oficial de admisiones. Si una reunión uno a uno con un consejero de admisiones no está programada automáticamente para ti cuando llamas y acuerdas una visita al campus, haz una cita con alguno de los oficiales de admisiones. Trae tu actual expediente y pregunta cómo tus cursos podrían encajar dentro de su currícula así puedes tener una idea de cuáles créditos podrán transferirse y cuáles quedarán atascados para retomar. Pregunta si hay algo en particular que el comité de admisiones busca en las solicitudes de cambio, si es el cumplimiento de cursos específicos, un GPA alto, o un brillante ensayo personal. Agradece al oficial por reunirse contigo, y pídele su información de contacto. Si te aparece alguna pregunta mientras te estás preparando para el cambio, tendrás la posibilidad de hablar con alguien que ya te conoce. Nunca viene mal enviar una nota de agradecimiento después.

¿Qué pasa si quiero dejar mi actual facultad pero aun no he encontrado mi soñada facultad de cambio?

Si necesitas salir de tu actual institución, por cualquier razón, pero no estás listo a comprometerte con otra todavía, aún tienes algunas opciones. Piensa en tomar una licencia con la intención de volver a tu actual institución más tarde. De todos modos, generalmente las universidades tienen reglas de quiénes son aptos para una licencia de ausentismo y debes saber que tus razones, aunque sean personalmente válidas, pueden no calificar.

Si estás absolutamente seguro de que no volverás a tu institución actual, considera todos los tipos de cambio y todos los tipos de opciones postsecundaria. Un cambio lateral te podría en un programa similar al que ya estás. Si actualmente estás en una institución de cuatro años, un cambio de reversa te pondrá en un programa más corto (en una universidad comunitaria o vocacional). Si actualmente estás en un programa de dos o menos de dos años, un cambio vertical te moverá a un programa más extenso (a una facultad de cuatro años). También podrías pensar en cambiarte a un programa exclusivo por internet o incluso cambiar enteramente el tipo de institución al que asistes (las escuelas vocacionales proveen capacitación específica de trabajo que esencialmente te lleva a una carrera).

Si directamente la universidad no es para ti, piensa en tomar un año sabático o unirte a la armada. Un año sabático en el cual viajes, trabajes, o hagas de voluntario te podra dar la distancia necesaria para descifrar lo que quieres de tu educación superior y para tu futuro. Uniendote a la armada, por otro lado, te ofrecerá disciplina, un pago estable, y capacitacion laboral. Recuerda, una vez que estas fuera de la escuela, tomar la decisión de volver puede ser más difícil de lo que fue tomar la decisión de ir primeramente en el comienzo.

Página actualizada: 01/2018