Prepararse para la admisión universitaria
Prepararse para la admisión universitaria
Billion Photos / Shutterstock.com

Una vez que has decidido que cambiarse es la decisión correcta para ti, tienes que asegurarte de que eres el solicitante más competitivo que puedas llegar a ser. ¡No flojees solo porque no estás planeando asistir a la misma facultad el año que viene! Como te va en los cursos ahora y con tu desenvolvimiento en las actividades alrededor del campus tiene una influencia directa en tu solicitud de cambio. No solo eso, sino que mientras más involucrado estés y mejor te vaya en clases, mejores oportunidades tendrás de obtener buenas recomendaciones de profesores. ¡Permanece concentrado!


¿Cuándo debería empezar mi solicitud de cambio?

Es esencial que comiences el proceso de cambio en cuanto sea posible para asegurarte de que todo vaya bien; este cronograma de solicitud universitaria te ayudará a mantenerte a ritmo. Conéctate con las oficinas de admisión y ayuda económica de tu posible universidad y trabaja con tu actual asesor, decano, y oficina de ayuda economica para conocer mas sobre los procedimientos de cambio.

¿Cómo me convierto en un solicitante de cambio competitivo?

Quizás hayas oído que cambiarse está cerca de lo imposible y que pocos estudiantes de cambio reciben ofertas de admisión. Esto puede ser verdad, particularmente para las escuelas Ivy League (Harvard admitió 15 de 1.448 solicitudes de cambio en 2012). Sin embargo, en el 2016-2017 año lectivo, 62,1% de las solicitudes de cambio ganaron admisión en universidades alrededor del país. Las solicitudes primerizas por solo un poco mas, 66%, fueron aceptadas. Estas dos estadísticas no son tan diferentes. Están diciendo que tienes solo un poco menos de posibilidad de de ingresar a una institución como estudiante de cambio que como estudiante de primer año. Claramente, estas estadísticas cambian dependiendo de la facultad ya que muchas universidades son más amistosas al cambio que otras. Las universidades grandes, públicas y las universidades comunitarias son tu mejor intento para que te acepten el cambio. Aún así, deberás ser un solicitante competitivo sin importar donde planeas solicitar.

Revisa los siguientes puntos:

  • Completa los requisitos de educación general. Toma cursos que completen los requisitos en ambas instituciones. No te puede ir mas con un cronograma lleno de matemáticas, ingles, biologia y comunicaciones. Para saber sobre los requisitos específicos de educación general, investiga algunas instituciones a las cuales te gustaría cambiarte. Habla con un consejero académico en ambas instituciones para asegurarte de que estas inscripto en clases transferibles.
  • Saca buenas calificaciones. Teniendo un alto GPA puede impactar el número de créditos a transferir a tu segunda institución. Ya que probablemente no quieras retomar los mismos cursos de inglés y matemáticas en el cual ya estás inscrito, haz lo mejor para alcanzar calificaciones altas en tus clases. Si algo es desafiante para ti, habla con el profesor, encuentra un tutor o unete a un grupo de estudio. No solamente será mejor vista tu solicitud por un comité de admisiones, sino que también puedes conocer nuevas personas de las cuales disfrutarías la compañía. Fijate tambien si tus potenciales facultades tienen un requisito de GPA mínimo para estudiantes de cambio.
  • Hazte amigo de los profesores. Establece relaciones con tus profesores ya que deberás enviar por lo menos una recomendacion cuando solicites un cambio de facultad. No tienes que hablar sobre planes de cambio todavía, pero pasa algo de tiempo en las horas de oficina hablando sobre tus tareas e intereses académicos. Muestra interés y pon atención en clase. Un profesor es mucho más propenso a escribir una recomendación positiva si sabe que eres un buen estudiante.
  • Aprovecha la universidad. Las universidades ofrecen todo tipo de recursos para ti, como estudiante, los puedes usar gratis. Si te estas sintiendo mal por tu situacion, habla con un consejero de la oficina de salud mental de tu facultad. Hablar sobre tus pensamientos y sentimientos puede causarte un alivio de estrés, y los consejeros están capacitados para escucharte sin juzgar. Si sos de esas personas que les gusta descargar el estrés en el gimnasio, hazte un cronograma y aferrate a el. Te ir[a mejor en clases si no estás ocupado preocupandote por todo lo demás.
  • Disfruta de actividades extracurriculares y las oportunidades ofrecidas. Si estás considerando cambiarte, quizás no estés interesado en involucrarte con actividades en tu campus actual, pero las universidades quisieran ver que has aprovechado el tiempo en la facultad. Participa en clubes o proyectos de servicio comunitario que encuentres interesantes para tus tiempos libres. Quizas hagas algunos amigos en el proceso.
  • Encuentra trabajo. Si hay un campo de estudio en el cual estás particularmente interesado, especialmente si cambiar de programa académico es tu mayor motivación al esperar cambiar de universidad, encuentra un trabajo o pasantía que te permita ganar experiencia en ese campo. Puedes intentar un puesto que esté relacionado en tu futuro, hacer contactos en tu área, y quizás al mismo tiempo ganar algo de dinero. También le estarás demostrando al comité de admisiones que tienes lo que se necesita. Un alumno motivado es un alumno competitivo.

Recuerda, tu trabajo principal mientras estás en la facultad no es necesariamente ser un solicitante competitivo, pero necesitas tener exito donde estas si vas a intentar cambiar de institución. Puede ser difícil permanecer motivado en un ambiente que no concuerda con tus necesidades, pero aflojarle a las clases hará el cambio mucho más difícil. Aprovecha de los amigos que has hecho, servicios de consejerías que se ofrecen en tu institución actual, y actividades extracurriculares para mantenerte ocupado durante los fines de semana.

¿Se transferirán los créditos conmigo?

Obviamente, quieres que la mayoria de créditos que ya has tomado se transfiera a la nueva institución. Incluso más importante que tener los creditos, quieres asegurarte de que obtienes los créditos equivalente a las clases así no tienes que rehacer los requisitos de educación general o los prerequisitos para la carrera que elegiste. Tu mejor punto de contacto para la transferencia de créditos y consejo académico será un asesor academico o un asesor de admisiones en su nueva institución. Si no puedes contactar con la oficina por ti mismo, habla con tu actual asesor académico, Él o ella podra ayudarte a sobresalir y comenzar un dialogo entre instituciones para asegurar tu éxito académico.

Si te estás cambiando desde una universidad comunitaria a una institución de cuatro años, debe haber un mínimo de requisitos de cambio si esperas obtener un nivel de junior en tu universidad de cuatro años. Fijate en sitios webs de admisiones o con tu consejero de admisiones para determinar cuáles clases de educacion general son requeridas. Típicamente, necesitas tomar una combinación de inglés, matemáticas, y ciencia así como también algunas tareas de humanidades opcionales. También debes saber que quizas no puedas transferir absolutamente todos tus creditos ganados previamente a tu nueva universidad. La mayoría de las facultades limitan el número de créditos de cambio que aceptan y requieren que ganes un cierto número de créditos en su institución para poder graduarte. Mientras quizas hayas esperado comenzar de alguna manera en el último año, es poco probable que puedas comenzar más cerca de guaduarte que un novato del primer semestre.

SI has tomado clases que no se ofrecen en tu institución prospectiva o clases que cambian rápidamente por tecnologias emergentes (ciencia informática, por ejemplo), quizás no puedas mover esos créditos contigo. Chequea con un consejero de admisiones para saber si perderas algunos créditos en el camino.

¿A quien le debo pedir cartas de recomendación?

Aunque estés pensando en dejar tu institución actual, necesitas permanecer involucrado con tus clases y cualquier actividad extracurricular que disfrutes. Desarrolla relaciones con tus profesores favoritos, visitalos durante las horas de oficina, y pide ayuda cuando la necesites. Es genial ser honesto con tus profesores sobre por qué estás pensando en cambiarte, y si vas a pedirles una recomendación, ellos merecen saber las razones. No hay nada que puedas decir que ellos no hayan escuchado antes, y no hay nada de lo que avergonzarse por darse cuenta de que estas en la institución equivocada.

Haz una cita para hablar con tu(s) profesor(es) uno a uno, fuera de clase. Provee cualquier material que ellos necesiten para completar sus cartas (sobre pre estampillados o el enlace de las páginas para enviarlas, una copia de tu curriculum y ensayo personal, la fecha limite y tu información de contacto). Responde preguntas ni bien puedas, con tiempo de anticipación de la fecha límite de solicitud. Será posible para ellos escribir cartas bien pensadas si no están en apuros por las fechas. Asegurate de enviar una nota de agradecimiento luego de que envíen sus cartas.

¿Qué más necesito para completar mi(s) solicitud(es)?

Contacta la institución a la que estás interesado en asistir para determinar sus requisitos de solicitud de cambio. Completa y envía cualquier formulario requerido en la manera deseada por la facultad (en linea, en persona, o vía correo postal). Tu institución debe tener sus propias solicitudes o usar una plataforma de solicitud. Las plataformas de solicitud intentan simplificar el proceso de solicitud al ser aceptadas por múltiples universidades y manejar todos los aspectos de tu solicitud en un solo lugar. Tu solicitud no sera revisada hasta que la completes, así que mantén una lista y asegúrate de que has enviado todos los materiales para la fecha límite.

Dependiendo de cuando ya hayas hecho de tu carrera universitaria al momento de decidir cambiar, la escuela a la cual estás solicitando debe tener diferentes requisitos. Por ejemplo, si estás cambiando después de un solo semestre cursado o un año entero lectivo, es probable que tus potenciales universidades quieran tanto tu expediente académico universitario como así el expediente de secundaria y tus puntajes SAT o ACT. Puedes enviar tus puntajes de examen estandarizados a cada una de las universidades a través de la cuenta de College Board (reportes de notas SAT cuestan $12,00) o la cuenta de estudiante ACT (cada reporte de puntaje adicional cuesta $13,00). Lo más lejos que vayas de la graduación de secundaria, de hecho, menos probable es que tu facultad quiera tu expediente de secundaria y tus puntajes SAT o ACT. Los puntajes del examen de ingreso de la universidad nunca expiran, pero puede haber un límite de por cuánto tiempo pueden ser usados para propósitos de admisión. Es menos probable que tengas que rehacer el SAT o el ACT por el propósito de transferirte a menos que hayas estado fuera de la universidad por una cantidad de tiempo significante.

Si estás solicitando a una universidad de cuatro años, será muy probable que te pidan que escribas un ensayo personal. Mientras algunas universidades esperan que respondas a los apuntes de ensayos que los futuros novatos también responden, otros pueden pedirte que específicamente hables sobre tu decisión de cambiar. Cuando haces un borrador de tus respuestas, deberás ser honesto pero no brutalmente honesto. Explica por qué piensas que esta escuela será la correcta para ti, como provee las oportunidades que estas buscando, y a que contribuirías en el campus. Bajo ninguna circunstancia debes ser irrespetuoso de tu institución actual. No quieres dar la impresión de amargo, enojado o resentido. Si tienes partes de tu registro que necesitan ser explicados, hazlo en una tono sincero y calmo. No culpes a nadie por los errores del pasado. Los consejeros de admisiones apreciarán la honestidad y la refleccion cuando lean tu ensayo.

¿Necesitaré completar una entrevista?

Quizás sí, depende de tu facultad. Si los oficiales de admisiones es tu institución prospectiva quieren una entrevista, te contactará para coordinar una. Sin embargo, no tienes que esperarlos para hacer el primer movimiento. Si entrevistas bien y piensas que ponerle una cara a tu nombre beneficiaria tu solicitud, adelántate y llama a la oficina de admisiones para preguntar si puedes tener lugar en el calendario. Incluso si solamente puedes hablar con un exalumno que no tiene idea de si eres aceptado o no, aún así estás demostrandole a la facultad que estas interesado y haciendo un serio esfuerzo para venderte. Durante tu entrevista, se profesional, honesto y positivo.

¿Qué debo hacer después de recibir una carta de aceptación?

La primera cosa que necesitas hacer cuando recibes una oferta de admisión es leerla detalladamente y los materiales que la acompañan. Quizás recibas un paquete detallando tu paquete de ayuda económica o información sobre la transferencia de créditos universitarios. Descifra cuanto exactamente deberás pagar de tu bolsillo y cuanto tiempo te llevará graduarte. No dudes en llamar a la oficina de admisiones si tienes alguna pregunta.

Una vez que todo se vea bien, necesitarás aceptar tu oferta de admisiones y pagar el depósito para asegurarte el lugar en clases en tu nueva institución; tu nueva escuela te dará una fecha limite. Luego, necesitarás contarle a tu actual institucion que has aceptado un lugar en una nueva facultad para el siguiente año (o semestre). Una vez que te hayas encargado de las cosas importantes, puedes pasar a tareas más divertidas, como anotarte para orientación de cambio, elegir clases con la ayuda de un consejero académico, y encontrar un lugar donde vivir.

Termina fuerte el año en tu actual institucion; tus notas serán enviadas a tu nueva escuela y no quisieras perder ningún crédito en el último minuto. Luego, ¡tomate un descanso y disfruta del verano!

¿Qué pasa si no recibo ninguna oferta de admisión?

Desafortunadamente, esto pasa, especialmente si has solicitado a un a institución altamente selectiva que no son amistosas al cambio. Tienes dos opciones. La primera es seguir yendo a la institución a la cual ya vas, ponerle el corazón, y esperar que las cosas mejoren. La otra opción es tomarte un año fuera de la universidad para trabajar y enviar mas solicitudes. La decisión de posponer tu educación no puede ser poco enfática. Tiene el potencial de traer serias consecuencias en el futuro si no vuelves a la universidad. Dependiendo de tus razones para solicitar el cambio, tu mejor apuesta puede ser aguantar un año mas (pensando en unirse a nuevos clubes, tomar clases que mejor encajen con tus intereses o estudiar en el extranjero) y volver a solicitar a más universidades amistosas al cambio en el segundo round.

Página actualizada: 04/2018