Como un estudiante adulto de reingreso, es posible que vayas a enfrentarte con ciertos obstáculos que nunca afectan a los estudiantes más jóvenes. Puede ser que tengas un trabajo, una familia y una hipoteca, y estás preocupado por la idea de también asistir a la universidad. No obstante, hay ventajas del reingreso. Un nuevo título o certificado puede resultar en más oportunidades laborales o un ascenso profesional, y las universidades ahora son más flexibles que nunca con tus metas.

Ser adulto coincide con ciertas obligaciones. Entre pagando las cuentas, trabajando para poder pagar las cuentas y posiblemente cuidando a una familia, puede parecer como si no estuvieras bastante tiempo en el día. Sin embargo, un reingreso a la universidad te puede proveer de la educación que necesitas para obtener una promoción o cambiar de profesión. Además, puedes estudiar cuando quieras. Si puedes encontrar una manera de pagar los costos de matrícula, un reingreso a la universidad es el comienzo de varias oportunidades.

No tienes que dejar de trabajar cuando reingresas en la universidad. De hecho, muchos estudiantes hacen ambas cosas a la vez. El primer paso de reingresar a la universidad es de hablar con tu empleador actual sobre tus planes. Es posible que te vayan a ofrecer un horario más flexible, o podrías planificar tus clases alrededor de tu trabajo. Muchas instituciones ofrecen clases nocturnas o virtuales para los estudiantes quienes necesitan más flexibilidad. El ingreso a tiempo parcial puede simplificar tu vida aún más.

La decisión de renunciar y reingresar en la facultad no es fácil. Primeramente, habla con tu empleador sobre tu deseo de asistir a la universidad; es posible que te anime o que te ofrezca días de licencia si prometes regresar después de recibirte. Si decides que sería mejor renunciar ahora, no pienses que tu posición actual te va a esperar hasta que obtengas tu nuevo título. Prepárate para buscar trabajos, pasantías y programas de servicio voluntario mientras estás ingresado para fortalecer tu currículum.

Generalmente, tu potencial para ganar dinero aumenta con educación. Si estás en un período de desempleo, puede ser que el reingreso en la universidad para obtener un certificado o título más alto sea una buena opción. La ayuda económica federal y de otras fuentes puede ayudarte con los costos de tu educación, y la participación en pasantías y actividades de servicio comunitario mientras estás ingresado puede asegurar que tu currículum está bien completo después de la graduación.

Antes de que decidas cambiar de profesión, necesitas poder decir con seguridad que no estás haciéndolo porque no te gusta tu empleador actual. Es mucho más fácil encontrar un nuevo trabajo en el mismo campo que reingresar en la universidad y empezar de nuevo. Si al final decides regresar a la universidad para un nuevo título o certificado, haz tu investigación. Sabe qué credenciales necesitas, cuáles universidades ofrecen el programa deseado y tu potencial para encontrar un trabajo en el campo después de la graduación.