No todos los estudiantes asisten a la universidad inmediatamente después de la graduación de la escuela secundaria, y el número de estudiantes adultos probablemente va a continuar aumentando en el futuro. Sin importar si quieres cambiar de profesión, obtener un título más alto o aprovechar del desempleo, muchas universidades dan la bienvenida a los estudiantes más viejos. Mientras la programación de clases y lo económico pueden ser obstáculos en el intento de reingresar, hay muchas opciones de programas virtuales o de tiempo parcial, los cuales pueden salir menos que un programa tradicional. También deberías rellenar la Solicitud Gratuita de Ayuda Económica Federal y buscar becas privadas para reducir los costos de tu educación.

Qué considerar antes de ingresar como estudiante adulto: Estudiar lo que quieres, cuando quieres es uno de los beneficios de volver a la escuela como adulto, siempre y cuando puedas con las tus otras obligaciones al mismo tiempo.

Cómo mantener un trabajo durante el transcurso de los estudios: Balancear entre la carrera y el trabajo puede ser complicado, pero con amplia comunicación, flexibilidad y una carga de materias a medio tiempo, te puede ir bien en el camino hacia tu acreditación.

Dejando de trabajar para asistir a la universidad: Dejar el trabajo para enfocarse en la carrera no es una decisión fácil, pero algunos empleadores te pueden recompensar por alcanzar estudios superiores.

Asistiendo a la universidad después de un período de desempleo: Quedar desempleado es un trastorno emocional y económico, pero volver a la universidad te puede ayudar a ganar la acreditación correcta para encontrar un trabajo bien pago en el futuro.

Qué considerar antes de cambiar de profesión: Cambiar de carrera implica dejar un trabajo y luego lograr la educación necesaria para ser exitoso y feliz en otro; no es una decisión para tomar a la ligera.

Encontrando los programas adecuados para tus metas profesionales: Tu educación futura depende íntegramente de tu futura carrera. Elige una universidad que te ayude a conseguir la acreditación que necesitas para ser un profesional exitoso en el futuro.

Encontrando los programas adecuados para tu estilo de vida: Adultos ocupados llevan vidas ocupadas, pero algunas instituciones proveen programas y recursos que hacen más fácil asistir a la escuela. Considera la ayuda económica, recursos para padres, y horarios flexibles.

Encontrando los programas que te van a aceptar a ti y a tus créditos: Si ya tienes algo de crédito universitario en el bolsillo, necesitas encontrar una institución dispuesta a aceptar la transferencia de crédito o dar crédito por examen para poder conseguir un buen historial académico y habilidades.

Encontrando maneras de hacer tu programa asequible: Entre el tipo de institución que elijas, ya teniendo crédito universitario, ayuda económica federal, la posibilidad de ser patrocinado por tu empleador, y crédito fiscal, puedes hacer que cualquier programa te funcione.

Pruebas de equivalencia de la secundaria: Los estudiantes que nunca terminaron la escuela secundaria pueden tomar uno de las tres pruebas de equivalencia (el examen GED, HiSET, o TASC), para conseguir el equivalente al diploma de la secundaria.

Tomar el SAT o el ACT como un adulto: Si no has tomado ningún examen estandarizado en los últimos cinco años, tus notas no significarán mucho al personal de admisión y quizás te soliciten rehacerlo.

Pruebas CLEP: Personas con un claro conocimiento en uno sobre 33 materias podrán registrarse y tomar el examen CLEP. Notas considerables pueden conllevar a crédito universitario.