Nueve mitos de la ayuda económica desmentidos
Nueve mitos de la ayuda económica desmentidos
StepanPopov / Shutterstock.com

Definitivamente nos pone nerviosos solicitar ayuda económica, pero no puedes procrastinar. Sin importar lo que hayas escuchado sobre la ayuda económica, hay financiamiento accesible para cada estudiante en cada rango de ingresos. Quizás tome un poco de búsqueda encontrar lo ideal para ti. Más abajo hay algunas ideas equivocadas que son comunes y los estudiantes pueden tener sobre la ayuda económica.


“Las familias de bajos recursos son las únicas que califican para la ayuda económica.”

La mayoría de las subvenciones federales grants van a estudiantes con necesidad excepcional o circunstancias atenuantes, pero hay muchos préstamos de bajo interés que benefician a las familias de clase media. Basándose en tu FAFSA, el Departamento de Educación de los EEUU determinará tu EFC (Contribución Familiar Esperada). Este es el monto que tu familia puede pagar de antemano por cualquier escuela. Si tu EFC es alto, podrías no calificar para ayuda económica en una universidad estatal menos costosa, pero podrías recibir ayuda si asistes a una cara universidad privada.

Las universidades y organizaciones privadas también otorgan becas de mérito a los estudiantes con notas excelentes o altos rendimiento en exámenes, o logros significativos en la comunidad. Tu situación financiera no juega un papel en determinar si recibirás una beca basada en mérito.

“Solamente recibiré ayuda económica si tengo notas excepcionales.”

Ya que las becas de mérito están usualmente toman en cuenta las calificaciones del alumno, la ayuda económica federal está basada en su necesidad. El Departamento de Educación de los EEUU usa la FAFSA para determinar cuánto tú y tu familia pueden pagar por la universidad basándose en tu situación financiera. Mientras menor es tu EFC, más ayuda recibes. La mayoría de la ayuda se otorga a los estudiantes en forma de préstamos de bajo interés, pero también hay subvenciones federales para estudiantes con necesidad excepcional. Los puestos de estudio-trabajo están disponibles para estudiantes con una situación en el medio de esas dos. Algunos estudiantes reciben los tres tipos de ayuda. Mientras que tus préstamos tienen que ser devueltos con interés, el dinero recibido como subsidio o subvenciones de estudio y trabajo no necesita ser devuelto.

“Debo esperar a que me acepten en una universidad para solicitar ayuda económica.”

¡Absolutamente no! La FAFSA está disponible cada 1ro de octubre para estudiantes que planean asistir a la universidad el siguiente otoño. Mientras que la mayoría de las universidades no enviarán ofertas de aceptación hasta marzo o abril, las fechas límites de FAFSA pueden ser tan temprano como en febrero. Algunas subvenciones se otorgan por orden de llegada, así que mientras más temprano termines tu FAFSA, mejor. La FAFSA te dará la opción de poder enviar la solicitud completada hasta 10 facultades. Luego de que tu FAFSA está procesada, recibirás un código llamado Data Release Number que luego puedes distribuir a cualquier otra escuela a la que has solicitado admisión.

Más allá de la FAFSA, algunas escuelas pueden requerir que completes el Perfil CSS. Es otra solicitud de ayuda económica que les da a las universidades información más detallada sobre tu situación financiera. A diferencia de la FAFSA, el Perfil CSS no es gratuito. Las instituciones que lo requieren no te harán una oferta de ayuda económica hasta que tanto la FAFSA como el Perfil CSS estén completos. También está disponible el 1ro de octubre de cada año.

Finalmente, si quieres solicitar subvenciones privadas y becas, puedes buscar y solicitarlas al comenzar tu primer año de la secundaria, y a veces incluso más temprano. Esto te da un comienzo a la hora de descifrar tus finanzas universitarias. No solamente deberías solicitar becas que te provean dinero para tu primer año, sino que también puedes continuar solicitando más becas durante la universidad.

“La FAFSA toma mucho tiempo para completar y no vale la pena.”

Completar la FAFSA se ha vuelto más fácil con los años. El Departamento de Educación de los EEUU estima que les tomaría a los nuevos solicitantes solamente 30 minutos completar la solicitud. Con $120 billones de dólares en ayuda económica federal distribuida entre 13 millones de estudiantes el año pasado, tu tiempo sí es dinero. La mayoría de los estudiantes llenan la FAFSA en línea, donde el programa te guía durante el proceso de solicitud entero, pero hay copias en papel también disponibles.

“Mis padres y yo tenemos que declarar nuestros impuestos antes de completar mi FAFSA.”

En realidad, la FAFSA requiere que tú uses información impositiva de dos años hacia atrás desde el comienzo del año universitario, o, los impuestos más recientes que has declarado. Esto significa que si tuvieras que completar la FAFSA este octubre para el año escolar 2019–2020, enviarías información tuya y de tus padres de los impuestos declarados del año 2017.

“Solamente tengo que completar mi FAFSA antes de mi primer año.”

Ay, este no es el caso. Para calificar para la ayuda económica federal, necesitas completar la FAFSA cada año que estés cursando en la universidad. La buena noticia es que puedes mantener el mismo ID FSA para que la FAFSA transfiera automáticamente algo de la información ya guardada de un año al siguiente. Obviamente que los tus impuesto y los de tus padres van a cambiar, como así también la cantidad de dinero que tienes en cuentas bancarias e inversiones, pero la información no financiera ya estará completada por ti luego de tu primer año. Solamente selecciona “FAFSA Renewal” cuando aparezca la opción. Recuerda, la FAFSA está disponible desde el 1ro de octubre de cada año, así que asegurate de completarla y enviarla lo más temprano posible para maximizar la ayuda económica que te otorguen.

“Mi matrícula será igual cada año que esté en la universidad.”

Este es un concepto erróneo muy común, pero tu matrícula está propensa a incrementarse con la inflación cada año que estes en la universidad. Hay algunas universidad que recientemente adoptaron planes de matrícula garantizada que promete a los estudiantes que sus matricular permanecerán igual por la duración de sus carreras universitarias. Sin embargo, el alojamiento en estas universidades no está incluido en la garantía, y ambos costos tienden a incrementarse.

“No tengo que pensar en mis préstamos hasta que me gradúe de la universidad.”

No es una buena idea. Muchos préstamos federales son aptos para prórrogas y periodos de gracia, lo que significa que no tendrás que comenzar a devolverlos durante la universidad o por un periodo de seis o nueve meses después de la graduación, pero éste no es el caso de los Préstamos Plus Directos tomado por los padres para financiar la educación de un hijo. Mientras que el gobierno pagará el interés de algunos préstamos cuando estés en la universidad, te harás responsable de ese interés si tu inscripción cae por debajo de asistir a la universidad a medio tiempo.

Para hacer las cosas más interesantes, los préstamos privados pueden no ser aptos para los períodos de gracia en lo más mínimo, así que quizás tengas que comenzar a devolverlos cuando aún estés cursando en la universidad. Permanecer en contacto con tu agente de préstamos y prestador desde el comienzo te ayudará a mantener un registro de lo que hay que pagar y cuándo, así puedes evitar las demoras y por subsecuente la caída de tu puntaje crediticio.

“Tendré que devolver mis préstamos estudiantiles en su totalidad.”

Sí, en la mayoría de los casos tú tendrás que completar la devolución de tus préstamos estudiantiles y pagar también cualquier interés acumulado más allá del dinero prestado. Sin embargo, no es verdad en todos los casos. Algunos préstamos son aptos para la condonación de préstamo federal o programas de programas de devolución.

  • Si tienes un título médico, el Departamento de Salud y Servicios Humanos tiene tres programas que te pueden ayudar a devolver tus préstamos específicamente asociados a tu título en medicina.
  • Si has sido voluntario de AmeriCorps o trabajado en el sector público, podrías ser apto para un Premio de Educación Segal AmeriCorps, el cual provee dinero para ser utilizado para la devolución de préstamo, o el Programa de Condonación de Préstamo del Servicio Público, que cancela esencialmente cualquier balance que sobre de tu préstamo después de 10 años de pagos.
  • Los maestros a menudo son aptos para la condonación de préstamo o cancelación de préstamo en devolución por un servicio cumplido.

Página actualizada: 05/2018