Probablemente hayas oído la frase “la universidad son los mejores cuatro años de tu vida”. Quizás te sientes frustrado. No hay ninguna frase para los estudiantes de dos años o para aquellos en programas de menos de dos, por ejemplo, pero puede frustrar a los estudiantes de cuatro años también. Quizás hayas pasado un año o más buscando y solicitando a varias universidades, solo para sentirte decepcionado en tu elección. De cualquier manera, si no estás satisfecho, algo tiene que cambiar. Al identificar el problema, ya estás tomando el primer paso a encontrar una solución. Luego, podrás hacer un esfuerzo genuino para mejorar tu situacion en tu actual universidad antes de sumergirte en una solicitud de transferencia.


Los estudiantes universitarios usualmente se dan cuenta que sus primeras elecciones universitarias no son lo que anticiparon. Quizás la universidad no ofrece los cursos, actividades extracurriculares, o ambiente social necesario para la felicidad personal y el éxito. No es poco común tener algunas dudas sobre la institución elegida, especialmente al principio. Dicho ésto, la mayoría de los alumnos hacen amigos, se amoldan a la vida del campus y se hacen cargo del desafío académico. Para muchos otros, las dudas persisten por meses. Estos estudiantes, por varias razones, podrían pensar en un cambio. La siguiente lista examina algunas razones comunes por las que un alumno puede considerar cambiarse, posibles soluciones al problema, y cuando decir “basta”.

No me veo desafiado por mis clases.

  • Soluciones: Habla con tu asesor. Ve si puedes cambiarte a cursos de más altos niveles, anótate en un programa de honores o crean un plan de estudios propio. Recuerda, los requisitos de la educación general son diseñados para ser más fáciles que los cursos avanzados requeridos para tu carrera. Habla con alumnos del último año para evaluar el rigor académico de tu futuro programa. Quizás tengas que ser paciente por un semestre o dos antes de moverte hacia un trabajo más estimulante intelectualmente.
  • Punto de quiebre: Piensa en cambiarte si te sientes que has agotado todos los recursos académicos y aún así estás decepcionado por tus ofertas universitarias.

Estoy luchando para seguir el ritmo del trabajo.

  • Soluciones: Si te sientes abrumado y descalificado, recuerda que has tenido los requisitos de credenciales para ser aceptado en la universidad. Te mereces estar ahí. Los profesores esperan más de ti que lo que han esperado tus profesores de secundaria, y toma tiempo ajustarse a sus estándares. Fíjate si tu universidad tiene un centro de escritura, servicios de mentores, o grupos de estudio para asistirte. Habla con tu asesor sobre cambiarte a niveles más bajos que lleven los mismos requisitos. Piensa en dejar alguna clase si tienes demasiado ya en tu plato, pero asegúrate de hacerlo antes del último día de escuela. No te atasques pagando por clases que no estás tomando. Recuerda, tampoco debes bajar al estado de estudiante a tiempo parcial si quieres seguir calificando para mayoría de indemnizaciones.
  • Punto de ruptura: Cuando sientas que ya estás por encima de tu cabeza y has buscado todas las vías de apoyo, es hora de buscar un ambiente en el cual puedas prosperar.

Mi universidad no ofrece un programa sólido para mi carrera.

  • Soluciones: Hay muchos componentes para una educación universitaria completa: profesores interesantes, cursos relevantes, pasantías facilitadas por la universidad, oportunidad de contacto con exalumnos, programas de estudio en el extranjero, y consejería de carrera. ¿El departamento de tu especialidad te brinda la mayoría de éstas pero flojea en otras? Aprovechate de los recursos que son fuertes antes de dar por perdida la facultad. Si tu universidad no ofrece la especialidad que buscas, piensa en buscar un título más amplio (ejemplo, psicología, inglés, biología, historia) y especializarte luego en tu próximo programa académico. Investiga sobre la profesión y habla con profesionales en el área.Si es necesario obtener una maestría, quizás sea mejor obtener una base sólida en el programa general y complementar tu educación con pasantías y experiencia laboral. .
  • Punto de ruptura: Piensa en investigar escuelas con mejores programas si tu actual tiene pocos recursos que ayuden a tu búsqueda educacional y un título de posgrado es inalcanzable o innecesario para la carrera que deseas.

No he encontrado un grupo de amigos.

  • Soluciones: Si te lleva más tiempo del esperado encontrar una comunidad de estudiantes que comparta tus intereses, acelera el proceso de unirte a un club, organización o equipo. Fíjate en el cartelera del centro de estudiantes por reuniones para nuevos miembros, audiciones, pruebas, comidas a la canasta, proyecciones de películas o talleres. Busca en el sitio web de la universidad para una lista completa de actividades para estudiantes y envía un correo electrónico a los coordinadores sobre las que te interesen. No te desanimes si la primera actividad no fue una buena elección. Quizás lleve más de un intento antes de que encuentres el lugar donde te sientas cómodo. Acomodarse a la vida de estudiantes en el campus te puede ayudar salir de un caos causado por demasiado aislamiento. Manteniéndote ocupado puede pelear tu nostalgia.
  • Punto de ruptura: Si sientes que has dado tu mejor esfuerzo y aún no has encontrado la comunidad en la cual eres bienvenido, piensa en cambiarte de universidad.

No me gusta la escena social.

  • Soluciones: Saliendo de fiestas los fines de semana no es la única opción para tu agenda social.Si estás incómodo por la cultura alcohólica de tu universidad o sientes que no hay suficientes opciones para asistir, piensa en alternativas. Ve a ver algún espectáculo estudiantil o partido de básquet. Encuéntrate con amigos en cafeterías o cines. Mira panfletos alrededor del campus para ver si algún grupo de alumnos está organizando bailes temáticos, espectáculos de comedia, talleres de escritura, fiestas multiculturales, noche de juegos o eventos de contactos. Sal del campus y busca festivales locales, restaurantes, caminatas, lugares de actuación o tiendas en tu ciudad o pueblo.
  • Punto de ruptura: Si lo has intentado todo para diversificarte y aún te encuentras pasando los fines de semana encerrado, volviendo a casa o hablando con amigos por teléfono, es posible que necesites una universidad que se te ajuste mejor socialmente.

Quisiera pasar más tiempo con mi pareja de larga distancia.

  • Soluciones: Es difícil estar lejos de tu compañera romantica por primera vez, pero ésta es la oportunidad para cada uno de ustedes de crecer por ustedes mismos. Las relaciones a larga distancia son duras, pero con confianza y rutina (ejemplo, una cita por Skype cada jueves a la noche), puede funcionar. Dicho ésto, no quieres descuidar tu vida social o tu tarea porque estás tan ocupada consolando a tu pareja. Él o ella querrá que tengas éxito y darte el apoyo necesario para hacerlo en tu ámbito
  • Punto de ruptura: Si tu pareja te ruega que vuelvas a casa, cuestiona tu relación, no tu escuela.

No estoy contento con el ambiente del campus.

  • Soluciones: Tal vez el clima, la ubicación de la universidad, la insípida arquitectura del campus, la vida en el dorm, o las desactualizadas instalaciones te están decepcionando. Antes de que renuncies a tu escuela o vuelvas a casa cada fin de semana, piensa en tomar un descanso del campus sin cambiarte. Quizá decidas estudiar en el extranjero, lo cual te permitirá ganar crédito en otro pais mientras te sumerges en una nueva cultura y clima. Si eso no te atrae, busca consuelo de otras maneras. Busca el punto del campus que te hace feliz y visitalo todos los días. Aprovecha al máximo tu compañero de cuarto y vivienda. Si es necesario, habla con tu RA sobre cambiar de cuarto. Si la ubicación donde vives no es el problema, trata de encontrar un club que planee viajes de fin de semana fuera del campus o excursiones de voluntariado. Tú y algunos amigos podrían tomar la iniciativa de organizar un viaje ustedes mismo. Viajar en grupo o tomar tren o autobús hacia algún campo o ciudad cercana. Un cambio de rutina puede ser lo suficiente para sacarte del bajón.
  • Punto de ruptura: ¿Estás seguro de que es el campus lo que te saca la motivación, te deprime o te da ansiedad? Si sientes que todos los esfuerzos para mejorar tu ambiente o perspectiva son inútiles, piensa en buscar otra escuela que te haga sentir como en casa.

Quiero estar más cerca de casa.

  • Soluciones: El tiempo de la carrera es un buen momento para madurar tu independencia, pero lleva tiempo adaptarse a la distancia con la familia y amigos. La mayoría de los novatos experimentan la añoranza, pero muchos encuentran que se disipa una vez que comienzan a hacer amigos, empiezan a hacer actividades extracurriculares, y toman parte en eventos sociales. Permanecer en contacto con amigos y familia programando sesiones de Skype semanales y llamadas telefónicas, pero trata de no contactarlos diariamente. No quisieras depender tanto de su apoyo emocional que no te permita hacer el esfuerzo de engancharte con la comunidad del campus. Considera en agarrar un lápiz y escribir una carta a la vieja usanza a alguien que quieres para compartir un poco de tu vida con ellos. Quizás sean bueno empezar un blog o una circular a tus seres queridos para ayudarte a concentrarte en las cosas positivas que estás experimentando lejos de casa. También es importante no confundir el estrés de la relación a larga distancia con una crisis real.
  • Punto de ruptura: La vida es impredecible, y las verdaderas emergencias familiares suceden. Si alguien en tu familia se enferma críticamente o experimentas unas tragedia familiar, es natural querer encontrar una universidad cerca de casa. Sin embargo, es posible que tu universidad esté dispuesta a trabajar contigo. Antes de que consideres dejar todo y cambiarte, habla con un supervisor sobre tomar un permiso de ausencia. Puede que obtengas una suma específica de tiempo libre para pasar con tu familia y recuperarte sin muchas consecuencias negativas.

No estoy cuidando mi cuerpo.

  • Soluciones: Toma un inventario de tu salud y pregúntate si tu percepción está relacionada a la universidad. No estás sólo si estás entre los alumnos que dejan de ejercitar, tomas ventaja en los buffets tenedor libre y las secciones de comida rápida en el campus, o saltear comidas directamente. Mientras es normal que fluctúe tu peso en la universidad, se convierte en problema cuando no te sientes saludable y energético. Si te encuentras sintiéndote bajoneado y poco motivado, piensa en una dietarutina de ejercicios, y cronograma de sueño. Únete a un equipo deportivo, comienza pedalear o caminar hacia el campus, o participa de una clase de yoga o boxeo en el patio interno. Opta por tentempié saludable para tu habitación e intenta tener por lo menos tres comidas balanceadas al día. Haz un esfuerzo por ir a la cama y levantarte a la misma hora durante la semana. Pequeños, saludables ajustes a tu estilo de vida pueden aclarar tus perspectivas en la universidad.
  • Punto de ruptura: Si sientes que la atmósfera de tu universidad previene que estés bien en cualquier sentido, considera mudarte a un más saludable y balanceado campus universitario.

Necesito apoyo emocional.

  • Soluciones: La universidad usualmente es un periodo estresante para alumnos que están lejos de casa e inundado de clases. Es importante que tengas a alguien con quien hablar cuando empiezas a sentirte abrumado. Mientras tus amigos y familia allá en casa están siempre para escucharte, quizás sea difícil para ellos entender lo que estás experimentando sin estar en ese lugar. Cuando necesites hablar, piensa en pedirle a tu compañero de cuarto o un amigo de tu clase de inglés que te preste un oído mientras toman un café. Si te parece que se te está haciendo difícil conseguir un par, intenta programar una cita con el centro de consejeros académicos de tu universidad. La mayoría de las universidades tienen muchos recursos para la salud mental en el campus. Mantener tu salud emocional es esencial para tener éxito en la escuela.
  • Punto de ruptura: Si crees que la universidad no tiene la comunidad o los recursos para ayudarte durante tiempos difíciles, busca un lugar que los tenga.

Cuando has hecho todos los esfuerzos para mejorar tus circunstancias académicas y sociales en tu universidad actual, de seguro querrás empezar tu búsqueda universitaria una vez más. Cambiarse puede ser un largo y arduo proceso, creando a menudo estrés financiero y emocional. Necesitarás determinar si transferirte a otra universidad valdrá la pena el tiempo invertido y otro periodo de adaptación. ¿Sería una nueva universidad significativamente mejor que tu actual? No sabrás hasta que comiences a investigar y conectarte con otros campuses, pero es posible encontrar una mejor combinación. En el mientras tanto, necesitarás hacer todo lo posible a tu alcance para convertirte en un solicitante competitivo.

Página actualizada: 01/2018