Si un representante de admisión tiene que decidir entre tú y otro solicitante con idénticos datos académicos, tener una recomendación fuerte de un maestro, asesor académico o empleador puede ser valioso en el momento de juicio. Una recomendación ideal contará un cuento sobre quién eres como estudiante y discutirá tus fortalezas y debilidades en la aula (o, si eres un estudiante adulto, la recomendación debe discutir tus metas y potencial académico). Las universidades quieren entender tu nivel de interés, ética laboral y participación en actividades fuera del aula o lugar de trabajo.


¿A quién debo pedir?

La persona a quién debes pedir una carta de recomendación depende del tipo de estudiante que eres. Es común que las universidades requieran que los estudiantes ingresantes a la universidad por primera vez (los que actualmente están en la secundaria) entreguen cartas de recomendación escritas por sus maestros o asesores académicos. Los estudiantes cambiándose de una universidad a otra usualmente necesitan entregar cartas de recomendación de sus profesores o asesores universitarios. Un estudiante adulto debe elegir a sus recomendantes después de considerar el tiempo que pasó fuera del ambiente académico, el tiempo que lleva con sus empleadores actuales o previos y sus relaciones con profesionales que podrían comentar sobre su potencial académico.

Si estás en la secundaria:

  • Tu mejor opción es de elegir a un maestro de tu tercer año de la secundaria. Tus maestros actuales (del cuarto año) no han tenido tanto tiempo para conocerte, y tus maestros de los dos primeros años de la secundaria no han tenido la oportunidad de ver cómo has madurado. No obstante, si has tomado más de una clase con un cierto maestro, has sobresalido en sus clases y has mantenido una buena relación con ese maestro, por supuesto pídele que escriba la recomendación.
  • Elige a los maestros quienes te han enseñado en las materias núcleas. Algunas universidades te piden una carta de recomendación de un maestro de matemáticas o ciencias y otra de un maestro de humanidades. Los recomendantes a quién eliges deben cumplir con los requisitos de tus universidades prospectivas. Fíjate en los sitios web de las oficinas de admisión antes de que te dirijas a un recomendante potencial.
  • Muchas universidades prefieren que una de las cartas de recomendación tuya venga de un asesor académico. Es muy importante cultivar una relación con esta persona para que seas más que un nombre en su mente. Si no has desarrollado una relación con tu asesor académico, todavía lo puedes pedir una carta de recomendación. Arregla una reunión y ten una conversación con esta persona para que te conozca un poco, es mejor que seguir como desconocidos.

Si eres un estudiante de cambio:

  • No es una buena idea volver a pedir a tus maestros de la secundaria algunas cartas de recomendación ya que llevas más de un semestre fuera de esta etapa de tu vida. Depende de la razón de tu posible cambio de universidad, puede ser difícil encontrar a alguien que te conozca bastante bien para escribirte una carta de recomendación. Si hay un profesor en tu institución actual cuya clase te interesó y te inspiró, pídele una carta de recomendación. Si tomaste una clase con un asistente o profesor de apoyo, es posible que esté dispuesto a escribir la carta. Si es el caso, pregúntale si es posible que el profesor superior de la clase también firme la carta.
  • Tienes la opción de pedirle la carta a tu asesor universitario. Como alguien ya familiarizado con tus clases y tus metas académicas (y como alguien que probablemente ya sabe que estás considerando un cambio de universidad), es probable que te conozca bastante bien.

Si eres un estudiante adulto:

  • Contáctate con tus maestros y profesores más recientes. Si tomaste alguna clase de formación continuada, completaste parte de tu educación superior o te recibiste de la secundaria hace pocos años, trata de contactar al profesor de alguna clase en la que sobresaliste. Si no tienes un viejo profesor, ¿qué tal un mentor? ¿Has completado una pasantía o aprendizaje? ¿Has servido en el Cuerpo de Paz o las fuerzas armadas? También funcionan los líderes de equipo y supervisores.
  • Pídesela a tu empleador actual. Tu jefe puede describir tu ética laboral, dedicación, madurez y personalidad igual de bien que un maestro o asesor académico, pero tiene la ventaja adicional de que todavía tiene una relación contigo.

¿Cuándo debo pedir la carta de recomendación?

Planea en pedir la carta de recomendación al principio del año escolar, antes de las fechas límites para las solicitudes. Las personas que escriben las cartas de recomendación típicamente son individuos ocupados, y es probable que tengan más de una carta que escribir. Si le informas de antemano a tu maestro, asesor o empleador, es más probable que esta persona vaya a escribir una carta detallada y meditada. Sé directo sobre las fechas límites y no tengas miedo de preguntar al recomendante potencial si tiene bastante tiempo para cumplir la tarea. Si dice que no, todavía tienes bastante tiempo para pedir una carta a otra persona.

¿Cómo debo pedir la carta de recomendación?

Pide la carta en persona, si es posible, y sé cortés. No interrumpas una clase o reunión. Estás pidiendo un favor que requiere tiempo y esfuerzo para completar. La última cosa que quisieras es de recibir una carta deslucida porque el recomendante no quería herir tus sentimientos por rechazarte. La mayoría del tiempo, las personas a quienes pides una recomendación estarán felices de escribirla, pero si dudan, piensa en otra persona.

¿Qué materiales necesito proveer a mis recomendantes?

Deberías proveerlos con todo lo que posiblemente necesitarán:

  • Una breve declaración personal sobre por qué estás solicitando admisión a cada universidad en tu lista y qué esperas ganar de la experiencia de la carrera
  • Una lista detallada y legible sobre todas las universidades, sus direcciones, fechas límites e instrucciones para la entrega de cada carta (electrónica o por correo postal)
    • Clarifica si estás solicitando una beca o admisión a un cierto programa o departamento.
    • Para las universidades que usan la Solicitud Común, Coalición o Universal, puedes invitar a tu recomendante a que entregue la carta de recomendación a través de la plataforma.
    • Para las recomendaciones que tienen que llegar por correo postal, provee a su recomendante con un sobre estampillado con la dirección de la universidad a la que va la carta. Pon el nombre del recomendante y la dirección de la secundaria, institución actual o lugar de trabajo como la dirección del remitente.
  • Si hay formularios específicos para completar, imprímelos o envíalos por correo electrónico a cada uno de los recomendantes.
  • Una copia de tu currículum.
  • Una copia de tu ensayo personal y el tema que elegiste, si ya lo tienes escrito.
  • Tu información de contacto (dirección de correo electrónico profesional y número de teléfono) en el caso de que un recomendante tenga preguntas o requiera más información de parte tuya.

Es importante dispensar tu derecho de leer tus cartas de recomendación. Las universidades quieren saber que tus recomendantes se sintieron cómodos en declarar sus opiniones honestas sobre ti. Otra ventaja de dispensar tus derechos es que las universidades vean que estás seguro de tus habilidades y que no necesitas esconder ninguna parte de tu pasado.

¿Qué hago después de la entrega de las cartas de recomendación?

Escribe una carta de agradecimiento a cada recomendante y demuestra tu gratitud por su tiempo. Después de que hayas decidido a dónde vas a asistir a la universidad, infórmalos de tu selección y agradéceles otra vez. Tus maestros, asesores y empleadores han invertido en tu educación y van a estar emocionados de compartir tus logros.

Página actualizada: 08/2017