Los estudiantes adultos representan un 40% de los estudiantes terciarios. Mientras un estudiante de reingreso es alguien que haya completado parte de la educación superior y quiere regresar para terminar, los estudiantes adultos son típicamente los que tienen más de 25 años. Los estudiantes adultos también pueden ser estudiantes de reingreso; ambos no son mutuamente excluyentes. En la literatura, se considera a los estudiantes adultos y de reingreso como estudiantes “no tradicionales” porque no son personas de 18 años que acabaron de terminar la secundaria con el plan de entrar directamente a la universidad. Esta designación como no tradicional no tiene mucha significancia hoy en día. El número de estudiantes adultos aumentó 42% entre 2000 y 2010, y se predice que los estudiantes adultos van a representar un 61% de todos los estudiantes antes de 2019.


Las ventajas de reingresar en la universidad

Asistir a la universidad como adulto no es diferente a asistir a la universidad inmediatamente después de la secundaria salvo que hayas ganado más experiencia vital. Todos los estudiantes, sin importar sus edades, tienen acceso a oportunidades únicas mientras están en la universidad: obras de teatro, programas de humor, conferencias con los famosos profesores visitantes, relaciones con profesores bien entrenados, la biblioteca y eventos deportivos. Por supuesto, es probable que haya menos experiencias extracurriculares si estás considerando un programa vocacional o totalmente virtual, pero la idea es la misma.

El concepto de la universidad existe no sólo para ayudarte con los estudios y el aprendizaje, sino también para ayudarte a crecer como persona y disfrutar los años de la carrera. Como estudiante adulto o de reingreso, quizás estés nervioso pero ya has desarrollado las habilidades que necesitas para tener éxito en los estudios: manejo del tiempo, independencia, paciencia y atención a los detalles. Te falta encontrar el programa que mejor te conviene. Abajo encontrarás las razones comunes por las que los estudiantes adultos y de reingreso quieren ingresarse en la universidad.

Puedes estudiar cuando quieras.

Los adultos llevan vidas ocupadas con obligaciones de viaje, trabajo y familia. No obstante, estas obligaciones no deberían impedir a quienes quieren reingresar en la universidad. Tienes las opciones de obtener tu título completamente por internet (trabajando desde casa cuando te conviene), de tomar clases siempre en las mañanas o las tardes, o de ser un estudiante de tiempo parcial. Solo porque ya tienes una vida fuera de la universidad no significa que no puedes continuar tu educación para mejorar tus perspectivas laborales, recibir una promoción o aprender por aprender. Puedes arreglar las clases que necesitas o quieres tomar para que funcionen con tu horario laboral o las horas de la guardería de tu niño. También tienes la opción de tomar clases sólamente en el verano. Aunque tomará más tiempo en terminar el programa, tendrías la tranquilidad de saber que no va a sufrir tu vida doméstica ni tu vida académica.

Puedes cambiar tu campo profesional.

Obviamente, volver a la universidad no es algo que decidir por capricho. Un programa de la universidad sale caro y lleva tiempo. Asegurate de que quieres volver a la universidad por razones justificadas: ganar un nuevo título que te puede ayudar a avanzar en tu profesión actual o abrir nuevas oportunidades.

Si tu trabajo actual no te satisface, volver a la universidad para estudiar una materia que sí te interesa puede cambiar tu vida profesional para mejor. Ya que la mayoría de las personas pasan 40 horas a la semana en el trabajo, tener un trabajo que realmente te interese es crucial. No sólo mejora tu productividad sino también tu calidad de vida. Nunca te ayudará a enfocarte en tu felicidad si cada día te sientes intimidado por ir al trabajo, y tu familia sufre contigo.

Por obtener un certificado o título en un nuevo campo, tienes la oportunidad de empezar de nuevo en algo significativo. Tampoco es necesario que gastes cuatro años en la carrera. Dependiendo de tus intereses profesionales, puede ser que sólo necesites un certificado o título de asociado. Los programas vocacionales duran entre algunos meses y dos años, y se demora dos años para obtener un título de asociado. Para 2025, los empleadores estadounidenses van a necesitar más de 23 millones de licenciados que la cantidad esperada de lo que van a producir las universidades. Dependiendo de si estudias al tiempo parcial o completo, podrías empezar tu nueva profesión antes del cambio de estaciones, y el mercado laboral debería ofrecerte varias oportunidades.

Nivel de educación Sueldo semanal
Menos de la secundaria $504
Diploma de la secundaria $692
Algunos créditos universitarias (sin título) $756
Título de asociado $819
Licenciatura $1,156
Maestría $1,380
Título profesional o doctorado $1,745

Puedes ganar más dinero.

Lo cierto es que las personas con un nivel de educación más alto ganan más dinero. Hay una correlación directa entre nivel de educación y sueldo promedio. Tiene sentido porque los trabajos que podrías hacer como estudiante de la secundaria son muy diferentes que los trabajos disponibles a los profesionales en ciertos campos. Considera la enfermería, por ejemplo. Hay varios niveles de enfermería. Un auxiliar de enfermería gana aproximadamente $27,650 el año y sólo necesita el diploma de la secundaria. Sin embargo, un enfermero registrado gana más de $69,000 el año y necesita la licenciatura. Estos sueldos son muy distintos y reflejan la cantidad de entrenamiento que requiere cada profesión. Reingresar en la universidad para completar un título o certificación es una manera de aumentar tus ingresos mensuales. Este gráfico ilustra las diferencias en educación y sueldo para las personas con más de 25 años empleadas a tiempo completo en 2016.

Otras cosas que considerar antes de reingresar en la universidad

Cada persona tiene una diferente situación familiar, laboral y económica. Significa que la decisión de reingresar en la universidad es una que sólo tú puedes tomar, quizás con los consejos de tu familia. Mientras estás tomando la decisión de reingresar en la universidad o no, considera los siguientes factores que aplican a tu vida.

¿Cómo vas a equilibrar tus obligaciones?

Como estudiante adulto, tienes más cosas pendientes que el estudiante universitario típico de 18 años. Quizás tienes un trabajo y una familia, y los dos requieren mucha atención tuya. Cuando estás decidiendo si tu mejor opción es reingresar en la universidad, recuerda que es difícil equilibrar estudios de tiempo completo o parcial, un trabajo de tiempo completo y una familia. No necesariamente tienes que dejar una de las obligaciones, pero tienes que practicar el equilibrio.

Encuentra el equilibrio entre las obligaciones que ya tienes y las que planeas en tener. Si tienes un horario muy fijo, date cuenta de que vas a tener que estudiar alrededor de tu trabajo. Es posible que tengas que completar tus quehaceres los fines de semana en lugar de hacerlo durante la semana. Si tienes hijos, ¿planeas en registrarlos en la escuela o guardería, o son tan jóvenes que todavía te necesitan? Algunas universidades ofrecen servicios de cuidado de niños para los estudiantes con hijos. Busca las universidades con esta opción si es necesaria para tu familia.

¿Cómo vas a manejar tu tiempo?

Trata de planear tu horario completo antes de solicitar la admisión e ingresar a clases. ¿Cuántos créditos necesitas para completar tu título o certificado? ¿Tienes que tomar algunas clases de vuelta? ¿Vas a estudiar a tiempo completo o parcial? Necesitas determinar el número de años que vas a necesitar para completar tu programa de estudios. ¿Estás dispuesto a sacrificar un poco de tiempo de familia para completar tu educación? ¿Tu situación económica te permite salir del mercado laboral o reducir las horas en tu trabajo por la duración de tu programa de estudios? Si no funciona un horario de estudios a tiempo completo con tu estilo de vida actual, considera extender la duración de tu programa al tomar menos clases a la vez para que puedas continuar en cumpir con tus obligaciones actuales.

¿Tu situación económica te permite reingresar en la universidad?

Si todavía no tiene un presupuesto mensual, ha llegado la hora de crearlo. ¿Cómo son tus fuentes de ingreso, y tendrás que dejarlas cuando reingresas en la universidad? ¿Vas a trabajar a tiempo parcial en lugar de tiempo completo? Tan pronto como sepas los ingresos que vas a tener, también necesitas calcular tus gastos. ¿Cuánto cuesta tu renta o hipoteca cada mes? ¿Cuánto gastas en utilidades, comida, salidas, ropa, transporte y tus hijos o mascotas? Idealmente, tus ingresos mensuales serán más que tus gastos mensuales, o al menos iguales. Sin embargo, la universidad no es gratis, y si estás reduciendo tus horas en el trabajo para asistir a la universidad, tus ingresos mensuales también van a sufrir.

Si reingresas en la universidad porque vas a recibir un ascenso en tu trabajo si tienes un nivel de educación más alto o porque quieres encontrar un nuevo trabajo que paga mejor, tu presupuesto puede reflejar los ajustes. ¿La universidad te dará frutos a la larga? Si trabajas hasta la jubilación, ¿tu nuevo sueldo puede apoyar tus gastos mensuales y los costos de la universidad? Está bien sacar un préstamo para la educación, especialmente si es un préstamo federal del Departamento de la Educación y no uno privado de un banco. Aprende más sobre cómo reembolsar los préstamos federales y los planes de reembolso diferentes para los estudiantes aquí.

No obstante, los préstamos no son tu única opción para la ayuda económica, y hay fuentes de dinero gratis (que no tienes que reembolsar) para los estudiantes. Los paquetes de ayuda Federal basan las ofertas de ayuda económica en la necesidad económica, la cual es la diferencia entre el costo de asistir a una institución y la cantidad de dinero que podrías pagar. Llena una Solicitud Gratuita de Ayuda Federal para Estudiantes (FAFSA) y envía el reporte a las universidades que estás considerando. Vas a recibir ofertas de ayuda económica detalladas que te demuestran la cantidad de subvenciones y préstamos para los que eres apto. Si has rellenado un FAFSA en el pasado, ya conoces el proceso, pero hay buenas noticias. Es posible que puedas recibir más ayuda económica como estudiante independiente o estudiante con una familia que te depende. Para más información sobre cómo solicitar la ayuda económica, haz clic aquí.

Página actualizada: 09/2017