Muchos estudiantes de reingreso están preocupados de que mantener sus trabajos durante la carrera les restara valor a sus estudios, así que prefieren no trabajar. De hecho, no es poco común dejar de trabajar para reingresar en la universidad, pero viene en dos formas: un pedido de licencia (si tu empleador lo aprueba) o una renuncia total. Dar tu aviso de dos semanas es fácil, pero planear un pedido de licencia o tiempo sabático es más complicado. Habla con tu supervisor y el departamento de recursos humanos si esperas completar tu educación antes de regresar a tu empleo actual.


¿Cómo ven las empresas a los empleados quienes piden tiempo sabático para asistir a la universidad?

Hay muchas empresas que estarían felices de trabajar contigo porque tu educación también tiene un impacto directo en tu desempeño profesional. La empresa, por consecuencia, ve los frutos de tus estudios y quizás te da un aumento de sueldo. De hecho, algunas empresas les ofrecen beneficios educativos y becas a sus empleados para animarlos a reingresar en la universidad.

No obstante, otras empresas no estarían tan interesadas en trabajar con tu nuevo horario prospectivo y te pedirán que eligieras entre el trabajo y la universidad. Por supuesto podrías renunciar, pero no hay garantía de que tu empleador actual te contrate de nuevo cuando te recibas.

¿Cómo son las ventajas de dejar la fuerza laboral para reingresar en la universidad?

Las ventajas de un pedido de licencia o una renuncia incluyen más tiempo para estudiar y pasar con la familia. Continuar con tu educación también puede destapar más oportunidades profesionales en el futuro. Si no te quedas con tu empleador actual, es posible que puedas impresionar a otro empleador con tu historial laboral y tu nuevo título o certificado. Tu CV se expandirá orgánicamente como resultado de tu educación, y tendrás acceso a pasantías o puestos temporales mientras estás estudiando. También es posible que tu supervisor actual se haya dado cuenta de tu potencial y te ofrezca apoyo y la promesa de un trabajo en el futuro (mientras te pasara, no es una garantía).

La seguridad laboral y los ingresos típicamente aumenta mientras aumenta tu nivel de educación. Por ejemplo, la tasa de desempleo de 2016 para los individuos con un diploma de la secundaria fue el 5.2% mientras para los licenciados, fue 2.7%. Igualmente, los graduados de la secundaria ganan un promedio de $692 a la semana mientras los licenciados ganan un promedio de $1,156 por semana. Esta tendencia es igual para todos los niveles de educación. Las tasas de desempleo más altas y los ingresos semanales más bajos corresponden con el sector demográfico con los niveles de educación más bajos. Regresar o asistir a la universidad, por lo tanto, puede cambiar tus ingresos y calidad de vida drásticamente.

¿Cómo son las desventajas de dejar el trabajo para continuar la educación?

Dejar un trabajo para continuar tu educación no viene sin desafío. La universidad no es barata, aún con la ayuda económica, y cuando dejas un trabajo, ya tienes que aceptar una reducción de sueldo. Sacar un prestamo, tener a un marido que trabaja o tener otra fuente de ingreso es necesario si esperas mantener tu calidad de vida actual.

Si dejas tu trabajo para continuar tu educación, tiene sentido ingresarte como estudiante de tiempo completo. Ingresar a tiempo parcial usualmente no justifica un período de desempleo total. Puede ser que los empleadores futuros vean los huecos en tu CV y se pregunten qué estabas haciendo durante esos períodos. Si sólo quieres ingresarte a tiempo parcial, tiene más sentido reducir tus horas laborales que renunciar completamente. Deberías notar que tomando las clases a tiempo parcial extenderá lo largo del tiempo que pasarás en la universidad y podría descalificarte para tu oferta de ayuda económica.

También es importante considerar que el mercado laboral y la economía siempre cambian. Puede ser más difícil encontrar un trabajo después de que terminas la universidad que antes.

Si estoy interesado en dejar mi trabajo antes de reingresar en la universidad, ¿por dónde empiezo?

  • Aprende el tipo de credenciales que necesitas:
    • Certificaciones y licencias son para los profesionales que aprueban un examen en sus campos.
    • Para obtener un certificado, se demora hasta dos años.
    • Para obtener un título de asociado, se demora dos años.
    • Para obtener la licenciatura, se demora cuatro años.
    • Para obtener la maestría, se demora aproximadamente dos años después de obtener la licenciatura.
    • Para obtener el doctorado, se demora al menos tres años después de obtener la licenciatura
  • Reduce tu lista de universidades basándose en las credenciales que necesitas. Típicamente las universidades comunitarias y escuelas técnicas ofrecen certificaciones, licencias, certificados y títulos de asociado. Las universidades de artes liberales, universidades de investigación y universidades virtuales ofrecen licenciaturas. Típicamente, para obtener un título más allá de la licenciatura, hay que asistir a una universidad de investigación.
  • Pregunta al representante de recursos humanos en su empresa si hay oportunidades educativas disponibles a través de tu lugar de trabajo (como asistencia con los costos) o si aprueban los pedidos de licencia de los empleados quienes quieren continuar su educación. Si es el caso ¡genial! Aprovecha los beneficios que tienes.
  • Avisa que vas a renunciar para poder continuar tu educación con un mínimo de dos semanas de anticipación. Sal del trabajo en buenos términos. Es especialmente importante si necesitas una carta de recomendación o si esperas volver a trabajar para la misma empresa en el futuro.
  • Planea el futuro:
    • ¿Vas a volver a tu empresa actual en un futuro?
    • ¿En dónde quieres trabajar en el futuro?
    • ¿Cómo vas a pagar los costos de matrícula?
    • ¿Por cuánto tiempo vas a estar desempleado mientras continuas la educación?
  • Pide consejos. Encuentra a compañeros de trabajo o amigos quienes han dejado sus trabajos en favor de su educación y pregúntales sobre sus experiencias. Si un compañero de trabajo ha regresado a la universidad, contáctate con esta persona y discute tus metas. ¿Cuáles recursos usó y cómo era el programa que eligió? ¿Qué espera haber sabido entonces?
  • Busca programas de servicio comunitario, oportunidades de trabajo o pasantías que pueden realzar tu experiencia universitaria. Mejorar tu CV nunca es mala idea tampoco, si tienes el tiempo. Visita el sitio web de tu universidad prospectiva o su centro de carreras para más información.
  • Averigua si tu estado requiere que tomes educación continua para mantener las credenciales que obtienes (usualmente es el caso de las licencias o certificados). Habla con tu empleador futuro para determinar si tienes que completar este entrenamiento en tu propio tiempo con tus propios fondos o si el empleador lo va a costear. Investiga los requisitos estatales y calcula el costo anual de renovar las credenciales.

La perspectiva de ganar un sueldo mejorar y tener más seguridad laboral te pueden animar a considerar más educación. No obstante, recuerda que si renuncias para regresar al trabajo, no es probable que la empresa te vaya a esperar hasta que estés listo para volver. Mantén un CV que demuestre todo lo que tienes para ofrecer y acércate a nuevas empresas (o empresas con las que ya estás conectado) mientras estés ingresado en la universidad para buscar oportunidades veraniegas o de tiempo parcial. Pueden convertirse en posiciones de tiempo completo cuando obtengas las credenciales.

Página actualizada: 09/2017