Encontrar una universidad que ofrece un programa que te interesa y que va a funcionar con tus compromisos de familia y trabajo es una cosa, pero también tienes que recibir una oferta de admisión. Dependiendo del tipo de institución que te interesa, puede ser que recibir una oferta de admisión sea fácil o exigente. Una universidad con una política de ingreso abierto te va a aceptar en cuanto puedas probar que has terminado la escuela secundaria (o que has aprobado un examen de equivalencia). Una institución más selectiva requiere mucho más.


Busca las universidades que te quedan académicamente.

Solo porque has encontrado unas universidades interesantes no significa que has encontrado la universidad adecuada. Considera tu historia académica y laboral junto con la reputación académica de la universidad para determinar si sería una buena pareja. Haz preguntas:

  • ¿Es muy selectiva la universidad? Si una universidad es muy selectiva y ofrece admisión a no más de 6% de sus solicitantes, es una buena idea considerar entregar solicitudes a más de una universidad ya que las probabilidades de recibir una carta de aceptación no son muchas. Considera solicitar a una universidad de admisión segura (en la que prácticamente tienes una oferta de admisión garantizada con tus resultados en los exámenes estandarizados y tu promedio, o en una universidad con una política de ingreso abierto), una universidad correspondiente con tus habilidades (en la que serías un estudiante promedio) y una universidad de alcance (una universidad competitiva en la que todavía tienes una chance de admisión).
  • ¿Necesito tomar un examen estandarizado para que la oficina de admisión se fije en mi solicitud? Es posible que tomando (o repitiendo) el SAT o ACT te haga un solicitante más competitivo, aún si no es un requisito de la universidad. Sin embargo, no todas las universidades requieren los resultados de exámenes estandarizados, así que no tienes que tomar el examen si no quieres hacerlo o si no puedes encontrar el tiempo.
  • ¿Cómo es la reputación académica de la universidad y va a afectar mis perspectivas laborales positivamente o negativamente después de la graduación? Si la reputación no te va a ayudar, es mejor sacar la universidad de tu lista y seguir adelante. También debes fijarte en el estado de acreditación de una universidad. Sin acreditación, tus credenciales no van a significar nada a los empleadores ni programas de posgrado prospectivos. También tienes que entender que los empleadores y el público general tienen opiniones muy fuertes y diferentes sobre las universidades con fines de lucro y las sin fines de lucro. Aprende las diferencias antes de ingresar.
  • ¿La universidad tiene muchos estudiantes adultos o de cambio? Mientras fijarte en las estadísticas no es una manera segura de determinar si te vas a desarrollar académicamente en una cierta universidad, una universidad con muchos estudiantes adultos o de cambio es una que ya está más abierta a los estudiantes no tradicionales que una que sólo acepta a los estudiantes que vienen directamente de la escuela secundaria. Una visita universitaria usualmente es una buena manera de averiguar qué tipo de estudiante está en el campus, o podrías llamar a la oficina de admisión.
  • ¿El departamento o facultad que te interesa es fuerte en la universidad de tu elección? Si tu universidad tiene un renombrado programa de cocina pero te interesa la ingeniería, da una segunda mirada en el programa antes de entregar tu solicitud. Quisieras asistir a una universidad con un fuerte programa en tu campo.

Aprende los requisitos de las solicitudes.

Dependiendo de las universidades bajo tu consideración, los requisitos de la solicitud podrían ser diferentes. Lo que requiere una universidad comunitaria usualmente es diferente que lo que requiere una universidad de investigación que concede las licenciaturas, maestrías y títulos de doctorado. En la Universidad Estatal de Pennsylvania, los solicitantes adultos con más de 18 créditos universitarios no necesitan entregar sus expedientes académicos ni sus resultados en los exámenes de equivalencia, pero los que tienen menos de 18 créditos sí tienen que entregarlos. La Universidad Comunitaria de Virginia del Norte tiene una política de ingreso abierto, la cual significa que cualquiera persona que ha completado la secundaria o aprobado un examen de equivalencia pueda ingresar. Mientras los estudiantes necesitan completar una solicitud, no tienen que entregar sus expedientes académicos, resultados en ni el SAT ni el ACT, respuestas a los temas de escritura ni un currículum.

Fíjate con cada universidad para determinar cuáles materiales vas a necesitar para solicitar la admisión. Pregunta sobre los requisitos de los exámenes estandarizados. Algunas universidades requieren que entregues los resultados en el SAT o el ACT (o el expediente académico), sin importar hace cuánto tiempo te graduaste. Es posible que tengas que escribir un ensayo o responder a preguntas de respuesta corta. Puede ser que una universidad permita que entregues una carta de recomendación de un empleador en lugar de una de un maestro. Habla con el representante de admisión y después lee sobre la solicitud universitaria para más información sobre los requisitos de admisión.

Transfiere tus créditos viejos.

Si has asistido a una universidad acreditada en el pasado y ahora vas a reingresar en la universidad, es posible que algunos créditos viejos vayan a transferirse a tu nueva universidad. No es una garantía; una investigación de 2014 demostró que casi 40% de todos los estudiantes de cambio perdieron todos los créditos que ya habían obtenido. Vale la pena intentar llevarlos contigo.

El problema más grande con la transferencia de créditos es que las universidades etiquetan y enseñan a sus materias de maneras distintas. Una clase sobre “Biología de Cambios Globales” en una universidad podría ser “Evolución” en otra. Generalmente, los prerrequisitos, como Cálculo I, por ejemplo, son iguales en todas las instituciones, y por eso, es más probable que estos créditos vayan a transferir a tu nueva universidad. Aquí están algunas cosas que buscan las universidades cuando están considerando los créditos de transferencia:

  • Los créditos se transfieren mejor desde una universidad comunitaria a una institución de cuatro años.
  • Es menos probable que las universidades acreditadas regionalmente acepten los créditos de una institución acreditada nacionalmente que otra acreditada regionalmente. Las instituciones acreditadas nacionalmente son más abiertas.
  • Las instituciones públicas son más abiertas a las transferencias de crédito que las instituciones privadas.
  • Si ya has asistido a una universidad comunitaria, es muy probable que las universidades con las que tiene un acuerdo de articulación acepten tus créditos.
  • La mayoría de las universidades sólo aceptan créditos de las clases en las que recibiste una nota C o mejor.
  • Hay pocas veces en las que los créditos de transferencia tienen fecha de vencimiento. El factor decisivo sobre si el crédito va a transferirse es si el currículum de la materia todavía es relevante. Por ejemplo, la informática ha cambiado bastante conforme avanza el tiempo, así que no es probable que los créditos de hace 15 años en esta materia cumplan con los requisitos de una transferencia.
  • El promedio que tenías en tu institución previa no va a transferirse durante tu cambio de universidad. Vas a empezar de nuevo con un 0.0.

Los créditos viejos tienen que corresponder con los requisitos educativos de tu nueva universidad. Solo alrededor de un tercio de los estudiantes de cambio llevan todos sus créditos ya logrados consigo, pero nunca hace daño preguntar. Aun si tu nueva universidad no acepta todos tus créditos, los sí aceptados te ahorran tiempo y dinero en tu nueva universidad. También podrías considerar un reingreso en tu universidad previa si es posible económicamente y geográficamente. En este caso, tus créditos aplican ya que vienen de la misma institución; en otras palabras, empiezas donde lo dejaste. Si parece demasiado difícil cambiarte para una nueva universidad, habla con un representante de admisión de tu universidad original.

Para más información sobre los tipos de cambios de universidad, transferencia de créditos y universidades abiertas a los estudiantes de cambio, haz clic aquí.

Página actualizada: 09/2017