Decidir entre las clases AP y las clases IB
Decidir entre las clases AP y las clases IB
Terry Putman / Shutterstock.com

Durante tus años en la escuela secundaria, tendrás la oportunidad de tomar las clases exigentes y otras que son más divertidas (Gobierno y Política contra Baile Moderno, por ejemplo). Para conseguir una educación completa, es importante tomar clases en una variedad de materias. No obstante, sobresalir en las clases exigentes te convierte en un solicitante más competitivo cuando llega la hora de solicitar la admisión a la universidad. ¿Qué tipo de clases te van a destacar de la muchedumbre?


Hay dos designaciones de clases en la escuela secundaria que indican que la materia es del nivel universitario: Colocación Avanzada (Advanced Placement AP) Bachillerato Internacional (International Baccalaureate o IB). Son clases que, al fin de la materia, requieren exámenes finales. Buenos resultados en los exámenes podrá significar que vayas a entrar a la universidad ya con algunos créditos universitarios o que vayas a saltear las clases introductorias al llegar. No todas las escuelas secundarias ofrecen ambas opciones. Además, no todas las escuelas secundarias ofrecen una de las opciones. Si asistes a una escuela secundaria que no ofrece la clases AP ni las IB, tú todavía puedes ser un solicitante competitivo. Las universidades a las que solicitas admisión van a comparar tu expediente académico con la oferta de materias en tu escuela. Considera las clases “avanzadas” o “de honores,” cualquiera sea la designación más alta. Debes enfocarte en tu participación en las actividades extracurriculares y organizaciones de servicio comunitario para ser un solicitante completo.

Si tu escuela secundaria ofrece una sola opción, ya tienes tu decisión. Sin embargo, no llenes tu horario con clases AP o IB. Estas clases son muy exigentes, y la cantidad de tarea te podría abrumar. Tienes la oportunidad de tomar las clases AP entre tu primer y tu último año de la escuela secundaria, así que vale la pena distribuirlas por consiguiente, no tomar todas en tus últimos años. Si hicieras esto, no tendrías tanto tiempo para tus solicitudes universitarias y aumentará tu nivel de estrés. Trata de tomar una en tu primer año de la escuela secundaria y, de ahí, aumenta el número. Sin embargo, esto es nada más que una sugerencia, y sólo debes tomar el número de clases AP que te permita sobresalir en todas tus clases.

Usualmente, las escuelas secundarias que participan en el Programa de Diploma de Bachillerato Internacional solamente ofrecen estas clases a los estudiantes en el tercer o cuarto año. Bajo este programa, hay un currículo completo para los estudiantes, pero tú no tienes ninguna obligación de hacerlo entero. Podrías elegir no participar en el programa de diploma IB y, si has cumplido con los prerrequisitos, tomar una o dos clases IB en su lugar. Deberías hablar con el asesor IB o tu asesor académico para averiguar las políticas escolares y para registrarte. Si eliges hacer todo el currículo IB, recibirás un diploma IB al completar el programa.

Si tu escuela secundaria ofrece ambas de las clases AP e IB, tienes una decisión que tomar. Lo siguiente podría desempeñar un papel en tu elección:

  • Precio: El costo de un examen AP ($94 cada uno) es mucho menos que un examen IB (una tarifa de registración anual de $168–$172 más una tarifa de $116–$119 por cada examen). Un estudiante quien toma 12 clases AP durante la escuela secundaria pagará más de $1,100. Un estudiante quien toma seis clases IB en sus dos últimos pagará un poco más de $1,000 por la mitad de las materias.
  • Las políticas de crédito: Cuando tienes que hacer la decisión entre los exámenes AP e IB, es una buena idea fijarse en las políticas de tus universidades preferidas para ver cuáles exámenes y resultados se aceptan para crédito. Se puede tomar las clases IB en el nivel alto y el nivel estandarizado, y algunas universidades distinguen entre las dos en sus políticas de crédito, posiblemente aceptando nada más que resultados buenos en las clases IB de nivel alto. A contramano, todas las clases AP son del mismo nivel, y las universidades eligen cuáles resultados mínimos obtienen qué número de créditos universitarios. Aun si no tienes una lista fija de tus universidades preferidas, todavía puedes buscar en los sitios web de las que te caen interesantes para tener una idea de los resultados que necesitarías.
  • Diploma: Si quieres recibir un diploma prestigioso, el que se acepta mundialmente (por ejemplo, si planeas asistir a la universidad en otro país), el Programa de Diploma IB resulta en una credencial reconocida internacionalmente. Hay que tomar el currículo entero y aprobar todas los exámenes asociados, el cual es una meta costosa.
  • Oferta de clases: No tiene sentido tomar una clase AP o IB simplemente por tomar una clase AP o IB. Necesitan apoyar tus intereses y currículo. Si la única oferta de clases AP de idioma en tu escuela fuera chino pero siempre te ha interesado el francés, obviamente no sobresaldrás en esa clase; sufrirás tu promedio; y el examen sería inútil. Toma las clases requeridas para la graduación y las que te interesen.

Dicho esto, puedes tomar una mezcla de ambos tipos de clase si hay materias específicas que te interesan en cada programa. Sin embargo, recuerda que tomando (y sobresaliendo) en las clases exigentes es sólo una parte de lo que te hace un solicitante competitivo. También necesitas sobresalir en los exámenes estandarizados, participar en las actividades extracurriculares (y preferiblemente quedarte con las mismas actividades por un tiempo largo), hacer servicio comunitario y/o trabajar. Querrás demostrar que eres una persona completa, que sabes hacer varias cosas a la vez, que te has dedicado a tus actividades extracurriculares y que la educación es tu prioridad. Esto, más que el tipo de clase exigente que tomes, te permite brillar.

Página actualizada: 04/2018