Trastorno del déficit de atención/hiperactividad
Trastorno del déficit de atención/hiperactividad
Lori Werhane / Shutterstock.com

El trastorno del déficit de atención/hiperactividad (TDAH) es un trastorno que afecta la atención, el control de los impulsos y los niveles de actividad. Tanto varones como mujeres pueden ser diagnosticados con TDAH, aunque es el doble de común en varones. A menudo, este trastorno es diagnosticado cuando los niños entran a la escuela por primera vez, porque los niños con TDAH tienden a esforzarse más en clases que sus compañeros. Sin embargo, con trabajo y planificación, los estudiantes con TDAH pueden y tienen éxito en la escuela, ¡desde la primaria hasta la universidad! Incluso hay becas ofrecidas especialmente a los estudiantes con TDAH que quieren perseguir la educacion mas alla de la secundaria.


Descargo de responsabilidad: Cualquier información que puedas encontrar en nuestro sitio web es para educación general y solamente propósito informativo. Tal información no está intencionada ni implícita para ser consejo médico o legal por Student Caffé Corporation. Dicha información está bajo ningún punto de vista completa o exhaustiva, y como resultado, tal información no abarca todas las condiciones, trastornos, problemas relacionados a salud, tratamientos respectivos o planes de recuperación. Deberás siempre consultar a tu médico, a otro prestador de servicio médico o a un abogado para determinar el uso de esta herramienta para tu propia situación o si tienes alguna duda a lo que respecta tu condición médica, tratamiento o plan de recuperación, o situación legal. Cliquea para leer el descargo de responsabilidad completo.

¿Qué es TDAH?

El trastorno del déficit de atención/hiperactividad es una condición que implica dificultad para prestar atención, impulsividad y a veces hiperactividad. Aunque el término TDA (trastorno del déficit de atención) fuera previamente usado para describir los síntomas inatentos e impulsivos en la ausencia de hiperactividad, la Asociación Psicológica Estadounidense ahora incluye este diagnóstico bajo TDAH. El Manual de Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales, Quinta Edición (DSM-5 por sus siglas en inglés) incluye tres subtipos de TDAH: predominantemente inatento, predominantemente hiperactivo/impulsivo y su combinación.

La dificultad al prestar atención, de la desatención, refiere a la tendencia de no prestar atención, especialmente en situaciones sociales, académicas y ocupacionales. Dicha falta de atención es solo síntoma de TDAH cuando está en tal nivel extremo que interfiere con la vida diaria, en la escuela, amistades o el trabajo. Los ejemplos de desatención varían por la edad, pero incluyen el fantaseo o la desconección, problemas para recordar ubicaciones, problemas para recordar cosas recién oídas o leídas y esfuerzos para mantener o finalizar tareas.

La impulsividad refiere a la tendencia de actuar por capricho, sin mucho pensamiento en las consecuencias. Esto es típico en niños pequeños, pero puede interferir en la vida del día a día o en la educación si continúa más allá de la temprana niñez o se vuelve muy excesiva. Considera a un estudiante que tiene problemas al esperar su vuelta, no puede esperar las directivas antes de comenzar una actividad o toma cosas sin permiso.

La hiperactividad simplemente refiere a niveles más altos de lo normal de actividad y energía. Ejemplos específicos de hiperactividad incluyen inquietud, hablar constantemente y actuar extremadamente impaciente.

¿Son los síntomas de TDAH iguales en varones y en mujeres?

Simplemente dicho: No. Los síntomas de TDAH varían entre géneros. En varones, los síntomas más frecuentemente presentes son la impulsividad, hiperactividad y agresión física. En mujeres, se presentan con más frecuencia como una combinación de ansiedad, desatención y agresión verbal.

Esta diferencia en la sintomatología puede afectar a la tasa más baja de diagnósticos TDAH en mujeres en comparación con los varones, porque los síntomas en mujeres son a menudo menos disruptivos y más fácilmente descartados como inmadurez. Los síntomas de un estudiante hombre, entonces, son más obvios. En concordancia con un estudio del 2010 publicado en la Revista de la Academia Estadounidense de Psiquiatría de Niños y Adolescentes, los varones son el doble de propensos a ser diagnosticados con TDAH que las mujeres.

¿Cuándo es normalmente diagnosticado el TDAH?

El trastorno típicamente se diagnostica en niños entre los cinco y ocho años de edad (con la edad promedio de diagnóstico de siete años de edad). Aunque los síntomas pueden estar presentes a una temprana edad, los comportamientos que son sintomáticos del TDAH son “típicamente” comportamientos de chiquilines, entonces es solamente cuando estos comportamientos persisten en niños más grandes que se considera problemático. Más aún, los comportamientos en cuestión son solamente considerados problemáticos cuando comienzan a interferir con el funcionamiento social, académico u ocupacional.

¿Cómo afecta el TDAH a los estudiantes?

Socialmente, los niños con TDAH a menudo luchan para hacer y mantener amigos. Ellos tienen altos niveles de amistades no recíprocas comparándolos con sus pares, mayores probabilidades de fin de amistad y peores habilidades sociales según sus padres y maestros. Estos problemas sociales pueden derivar de su comportamiento hiperactivo molestando a sus pares, su falta de atención haciéndolos parecer desinteresados en otros, su agresividad para comenzar peleas, etc.

Académicamente, los estudiantes con TDAH a menudo tienen calificaciones más bajos, mayores tasas de suspension y expulsion y mayores tasas de abandono. Estas dificultades académicas derivan de varios comportamientos: falta de atención causando a los estudiantes que se olviden de completar o entregar sus tareas, o la impulsividad e hiperactividad los lleva a involucrarse en comportamiento inapropiado en el aula.

¿Cómo se trata el TDAH?

Las deficiencias académicas del TDAH son mayormente tratadas con medicamentos estimulantes, medicaciones que aumentan la cognición o fármacos anti hiperactivos.

  • Los estimulantes incrementan el ritmo cardíaco y causan una sensación de euforia cuando son tomados por la mayoría de las personas, pero tienen un sorprendente efecto calmante en aquellos con TDAH. También llamados anfetaminas, los fármacos estimulantes funcionan incrementando la cantidad de neurotransmisores (dopamina y norepinefrina, en este caso) disponible en el cerebro. Estos fármacos pueden tratar los síntomas de desatención, impulsivos e hiperactivos. Algunos ejemplos comunes de medicamentos estimulantes prescriptos usados para tratar el TDAH incluyen Adderall, Ritalin y Vyvanse.
  • Los medicamentos no estimulantes o que realzan la cognición incluyen Intuniv (que fortalece los receptores del cerebro, mejorando la memoria y la atención) y Strattera (que afecta la manera en la que el cerebro absorbe y usa el neurotransmisor norepinefrina, tratando síntomas de desatención, impulsividad e hiperactividad). Los medicamentos no estimulantes pueden ser combinados con medicamentos estimulantes para tratar el TDAH.
  • Los fármacos anti hiperactivos funciona relajando los vasos sanguíneos para incrementar el flujo de sangre. La manera en la que estos medicamentos funcionan para tratar el TDAH no está del todo comprendida, pero una actual teoría es que pueden ayudar a regular los receptores y neurotransmisores del cerebro, reduciendo tanto la hiperactividad como la impulsividad.

Nota: Strattera (en la lista de los no estimulantes) es un inhibidor de reabsorción de serotonina y norepinefrina, o SNRI. Los SNRIs son una nueva forma de antidepresivos. Aunque Strattera está en la clase SNRI, es primeramente usado para tratar TDAH; la mayoría de los otros SNRI son usadas para tratar la depresión. Los antidepresivos pueden mejorar los síntomas de TDAH, pero no tan bien como otros fármacos así que son solamente usados como último recurso.

La terapia del comportamiento, como se la describe por la CDC aquí, puede también ayudar a enseñar a los estudiantes y sus familias a cómo manejar los síntomas y mejorar las habilidades sociales.

¿Pueden ir a la universidad los estudiantes con TDAH?

¡Absolutamente! Muchísimos estudiantes con TDAH asisten a la universidad. De hecho, en un estudio publicado en 2009, entre el 2% y el 8% de los estudiantes universitarios reportaron “ niveles clínicamente significativos de sintomatología de TDAH”. Los datos más recientemente publicados en 2013 examinaron una muestra de estudiantes desde 1980 hasta 2006 y encontraron que 79% de los estudiantes diagnosticados con TDAH se graduaron de la universidad. Compara esto con una tasa de graduación del 81% de todos los estudiantes de pregrado según los datos más recientes del Centro Nacional de Estadísticas Educativas, y notarás que la diferencia en tasas de graduación no aparece tan significante.

Sin embargo, la búsqueda universitaria como estudiante con TDAH puede ser difícil. Hay muchos factores para tener en mente, y la cantidad de asistencia que necesitarás dependerá de la severidad de tus síntomas. Puede que automáticamente ya hayas recibido asistencia especializada en la forma de un IEP en la escuela primaria, media y secundaria. De todos modos, en la universidad, si necesitas ayuda extra debes pedirla y probar que la necesitas. Deberás hacerte responsable de tu propio éxito académico en una manera que es muy diferente a lo que has venido experimentando.

En los años recientes, las universidades han empezado a ofrecer programas de ayuda especializados diseñados para estudiantes con TDAH. Estos programas ofrecen asesoramiento uno a uno, cursos especializados para mejorar las habilidades académicas y clases más reducidas en tamaño. Aun así, asistir a una universidad que se dispone específicamente a alumnos con TDAH no es necesario para un estudiante tenga éxito en la universidad. Tutoría gratuita, baja proporción de profesor a estudiante, clases que enseñan técnicas de estudio y clases reducidas en tamaño están disponibles en muchas instituciones.

¿Sabrá una universidad sobre mi trastorno del desarrollo por mi solicitud?

Nadie sabrá sobre tu trastorno a menos que tu especificamente les cuentes. Los profesores y consejeros de tu secundaria no pueden transmitir tu información médica por leyes de privacidad (por ejemplo, la Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro de Salud, HIPPA). Y a partir del 2004, los estudiantes que toman el ACT o el SAT con acomodaciones no tendrán sus puntajes marcados cuando son enviados a la universidad. Tu información de salud permanece privada a menos que tú decidas que no.

La única manera en la que una institución puede descubrir tu diagnostico es si tu lo discutes en tu ensayo personal (por ejemplo, si eliges escribir sobre la superación de síntomas de tus trastorno de desarrollo para ser exitoso en clase), o si tu expediente de secundaria incluye un curso que puede ser fácil de identificar como clase de educación especial. Si cualquiera de esas dos cosas pasa, ten en cuenta que las universidades no pueden discriminarte; este tipo de discriminación es ilegal gracias a la Ley de Estadounidenses con Discapacidades.

¿Qué respaldo extra está disponible para estudiantes con TDAH asistiendo a la universidad?

Aparte de los servicios de apoyo especializado mencionados anteriormente, los estudiantes con trastornos del desarrollo como TDAH pueden también obtener acomodaciones especiales cuando se trata de sus cursos. Esto puede involucrar tiempo extra en exámenes, la posibilidad de sentarse solo en un aula mientras se toma un examen, dispositivos que graban las lecciones así un estudiante no tiene que tomar nota o ubicación especial en el aula (por ejemplo, sentarse cerca del frente para evitar distracciones). Una lista completa de acomodaciones comunes se puede encontrar aquí.

Ten en cuenta que estos recursos están solamente disponibles a alumnos universitarios si el estudiante elige revelar su discapacidad a la institución. A los estudiantes se les requerirá mostrar prueba de su discapacidad (por ejemplo, la nota de un doctor), y prueba de que las acomodaciones son necesarias. Consulta con la oficina de discapacidad de tu escuela para saber como tu institución define la discapacidad, ya que puede ser más amplio o restringido que las definiciones legales. El personal de apoyo podrá ayudarte a solicitar estas acomodaciones, reunir los documentos de aval y hablar con tus profesores.

Si decides no revelar tu trastorno a tu escuela, no se te garantizará legalmente ninguna acomodación.

¿Cómo puedo hacer que mi transición a la universidad sea un éxito?

Sin importar la universidad que elijas y si decides o no revelar tu diagnóstico TDAH, pueden disponerse a tener éxito. Al hacer tal semejante transición, puede ser útil leer sobre la experiencia de otras personas para descubrir que los ha ayudado; luego, toma esa información y adaptarla para cumplir tus necesidades.

Una recomendación básica es ser muy cauteloso con alterar drásticamente hábitos y rutinas en tu vida. Manipulando demasiadas variables al mismo tiempo, tu mismo puedes dificultar la tarea de descifrar que ayuda y que lastima, y puede ser duro mantener estos cambios. En vez de hacer muchos cambios de una sola vez, haz un pequeño cambio a tus rutinas o hábitos de estudio y agrega más como sea necesario, luego de haber determinado que el primer cambio está ayudándote a tener éxito. Más aún, si tomas medicación en la secundaria para tratar tus síntomas de TDAH, no pares de tomarla cuando llegas a la universidad. Date el tiempo de adaptarte de todos los otros cambios que están ya pasando (por ejemplo, nuevo ambiente, nueva situación de vivienda), y consulta a un doctor antes de decidir abandonar la medicación. Similarmente, date tiempo para instalarte y descifrar tus rutinas diarias antes de sacudir tus hábitos de estudio, Se paciente contigo mismo y date tiempo.

Luego, la organización es la llave al éxito. Los estudiantes con TDAH que compartieron sus experiencias encontraron que los hábitos como escribir las fechas límites de las tareas y partir grandes tareas en pequeñas partes los ayudó a permanecer organizados. Programar tiempo para ejercitar, ocio y estudiar puede también ayudarte a mantenerte al tanto de las cosas. Comprar y usar calendarios diarios está destinado a ser útil a estudiantes con TDAH.

Algunas otras sugerencias incluyen juntarte con tus profesores en las primeras semanas de un semestre y explicarles tus desafíos académicos (si decides revelar tu diagnóstico a la escuela), mantener un programa de sueño consistente y aprender habilidades que necesitarás (tales como lavar tu propia ropa, hacer tus cuentas mensuales y de presupuesto, etc), antes de salir para la universidad.

¿Hay becas especiales para estudiantes con TDAH?

Sí, hay, pero tienes que encontrarlas.

Adicionalmente, los programas como la Beca DisCapacidad Microsoft y la Beca Google Lime ofrecen premios a estudiantes con discapacidades que estén planeando especializarse en ciertos campos relacionados con la tecnología y la ingeniería.

No tengo un diagnostico TDAH, pero creo que mis sintoma coinciden. ¿Qué debo hacer?

Con una condición médica, deberías siempre dejar el diagnostico a los profesionales. Bajo ninguna circunstancia te debes auto diagnosticar y comenzar a tomar medicamentos que no son te fueron especialmente prescriptos. No solamente que es ilegal, sino que también puede causar más problemas médicos de los que resuelve.

El primer paso si crees que puedes llegar a tener TDAH es encontrar un psicólogo, psiquiatra o profesional de la salud mental en tu área que tenga la experiencia especializada en TDAH. Ellos podrán hacer un diagnóstico preciso (o derivarte a alguien que pueda) y desarrollar un tratamiento que sea médicamente necesario.

Página actualizada: 05/2018