Algunas universidades son más selectivas que otras. La Universidad de Stanford es la más competitiva, admitiendo no más de 4.8% de los solicitantes en 2016. Las universidades de la Liga Ivy aun no garantizan admisión a los estudiantes con resultados perfectos en sus exámenes de entrada universitaria o un promedio ponderado de más de 4.0. Obviamente, hay miles de universidades que tienen sus propios criterios para la admisión. En 2013, el promedio nacional de los porcentajes de aceptación en las universidades de cuatro años fue 64.7%. Use el perfil de admisión de una universidad para decidir si usted podría ser un solicitante competitivo.


Recoja información.

Busque en la internet o pida que la oficina de admisión comparta las estadísticas y promedios del cuerpo estudiantil: promedio académico, resultados en los exámenes de entrada universitaria y puesto en clase. Estos datos le darán una idea de si usted cae dentro de los rangos de los estudiantes aceptados en el pasado. Sin embargo, las decisiones de admisión se basen en más que su promedio, resultados en el SAT o ACT y nivel en clase. A las universidades les interesa quién es usted como persona también.

A menudo, a las universidades de artes liberales pequeñas les interesa las habilidades comunicativas escritas, y por eso, hacen hincapié en su ensayo personal. Las universidades públicas están interesadas en estudiantes residentes. Los sitios web de admisión universitaria y las guías le deben pintar un retrato de los solicitantes a cierta universidad, pero asegúrese que su solicitud sea completa.

Entienda lo que quiere ver los representantes de admisión.

  • Sus actividades extracurriculares, particularmente las de duración larga o las en que usted ha tenido un puesto de liderazgo: Podrían incluir equipos deportistas, servicio comunitario, membresía en organizaciones (niños exploradores, club de rotarios, etc.), trabajos, pasatiempos, participación religiosa, programas de JROTC y más. Sus actividades extracurriculares no tienen que ver con su secundaria. Mientras es genial demostrar que ha ganado la competencia escolar de lenguas extranjeras, también es genial demostrar su participación de cinco años en el coro de su iglesia. Mencione todas las actividades en las que ha participado durante la secundaria, todos los premios que ha ganado y todos los honores que ha recibido en sus solicitudes universitarias.
  • El tipo y el nivel de rigor de las clases (como las clases AP o IB o las clases optativas de idiomas extranjeros): Aprobar los exámenes AP o IB es una manera de escapar de las clases introductorias al llegar a la universidad como estudiante del primer año (pero fíjese en las políticas de crédito de su universidad antes de presumir).
  • Su ensayo personal y su muestra de escritura si es un requisito: Las universidades quieren entender quién es usted como persona, y el ensayo personal y sus respuestas a las preguntas breves le presentan una oportunidad de demostrar su personalidad. Haga una lluvia de ideas para pensar en un tema. Una manera de asegurar que tiene bastante que escribir al llenar sus solicitudes de admisión es de guardar un diario durante la secundaria para recordar sus viajes, dificultades, éxitos y otras experiencias. Sobre todo, cuando responde a los temas de escritura dentro de las solicitudes universitarias, sea honesto, claro y detallado.
  • Cartas de recomendación de sus maestros, entrenadores o asesores académicos: Es importante elegir a un maestro en cuya clase usted sobresalió o a un maestro en cuya clase usted mejoró considerablemente de un semestre al próximo. Otros candidatos excelentes a los cuales pedir la carta son los maestros que lo enseñaron más de una vez porque lo han conocido bien. Algunas universidades requieren que obtenga una recomendación de un maestro y otra de un asesor académico. Por esta razón, es importante conocer a su asesor académico temprano. Reúnase con su asesor periódicamente para hablar sobre su futuro y para que lo conozcan. Es posible que un entrenador pudiera escribirle una buena carta, pero explore todas sus opciones académicas antes.
  • Su desempeño en la entrevistaPara solicitar la admisión a algunas universidades, hay que presentarse para una entrevista; otras le dan la oportunidad de arreglar una si quisiera. A los representantes de admisión, las entrevistas les presentan el momento de conocer a un solicitante personalmente, de entender más sobre una persona que su promedio académico. Es intimidatorio pensar que su admisión depende de su desempeño en una entrevista (en realidad, será uno de varios factores a los que considera una universidad), pero, obligatoria o no, una entrevista es mejor que peor. Tendrá la oportunidad de demostrar su personalidad y explicar por qué su presencia beneficiaría a la comunidad universitaria. Además, tendrá la oportunidad de hacer preguntas.
  • Carpetas de sus obras artísticas o videos de audiciones de teatro o música: No son necesarios para la mayoría de los estudiantes, pero son muy importantes para las solicitudes de entrada a universidades/facultades de bellas artes o conservatorios. Fíjese en la internet para aprender más sobre los requisitos de admisión a sus universidades prospectivas.

Mejore sus debilidades.

Si sus resultados en el SAT o ACT no están en el rango de los estudiantes aceptados a la universidad de sus sueños y si tiene el tiempo y dinero para rendirlo de vuelta, no vendría mal. Típicamente, los estudiantes mejoran sus resultados en su segundo intento. Ya sabe cómo es el examen, así que puede estudiar en las secciones que necesita perfeccionamiento. Si sobresalió usted en la sección de matemáticas pero tenía dificultades con la lectura, enfoque sus estudios en la lectura, y viceversa. No obstante, no olvide repasar las otras secciones. No solo porque tenía éxito en esas secciones la primera vez no significa que va a recibir el mismo resultado la segunda vez que toma el examen. También vale la pena ver si sus universidades prospectivas le permiten reportar su superscore, o los resultados más altos que recibió usted en cada sección del examen sin importar si los recibió en el mismo examen. Va a exagerar su resultado total y compensar por las fechas en las que no sobresalió en una sección (o más de una). Sin embargo, otras universidades quieren que entregue todos sus resultados, así que nunca entre en un examen con la idea de distinguirse en una sección y no contestar las otras. A la larga lo dañará.

Vea su expediente académico total. Si completó su primer año de la secundaria con un promedio muy bajo pero lo ha mejorado con tiempo, las universidades van a darse cuenta. Sin embargo, si sus notas en las clases de sus últimos años de la secundaria son bajas, las universidades van a fijarse en el tipo de clase que está tomando usted. Si usted ha recibido algunas notas B en las clases AP o IB, los representantes de admisión usualmente no van a tener el motivo de rechazar su solicitud, pero cuando su expediente académico contiene varias notas bajas, y si usted no está inscripto en clases rigurosas, se van a preocupar. Si usted sí necesita mejorar su promedio, pregunte a su maestro si hay algo que hacer para mejorar su nota y consulte con un tutor. Las universidades ven todas sus notas, incluso las de su último año de la escuela secundaria aun si no ha terminado el año al solicitar la admisión, así que no es el momento de holgazanear. Además, al graduarse de la secundaria, se debe enviar su expediente académico completo a la universidad a la que va a asistir. Aun si no tiene ganas, no deje de participar en las clases o de hacer la tarea. Sus maestros se darán cuenta y puede ser que su promedio y sus cartas de recomendación sufran como resultado o que las universidades que ya lo aceptaron rescindan sus ofertas de admisión.

Si le parece que sus notas y resultados en los exámenes estandarizados simplemente no son bastante buenas para llevarlo a la universidad de sus sueños, todavía tiene opciones. Considere asistir a la universidad comunitaria por un año o dos para mejorar su promedio, tomar las clases generales obligatorias y probar a los representantes de admisión que usted sobresaldría en sus instituciones de cuatro años. Cambiarse de universidad no es fácil, pero hay pasos que tomar que garantizan una transición suave:

  • Averigue si la universidad de cuatro años de sus sueños tiene algunos acuerdos de articulación con una universidad comunitaria local; puede garantizar una oferta de admisión si usted completa todos los requisitos de la universidad comunitaria y mantiene un cierto promedio.
  • Si no existe un acuerdo entre las dos instituciones que le interesan, hable con los representantes de admisión de las dos universidades antes de empezar. Pueden ayudarlo a diseñar un currículo que tomar para obtener los créditos que van a transferirse a otra universidad en el futuro.

Haga una autoevaluación.

Debe postularse a tres tipos de universidades: universidades segura, universidades correspondientes y universidades de alcance. Se recomienda que usted solicite la admisión en una variedad de universidades: algunas en las que su aceptación está casi segura; otras en las que su aceptación es probable; y algunas en las que su aceptación es difícil pero vale la pena intentar.

  • Las universidades seguras son universidades en las que su admisión es prácticamente una garantía porque su promedio y sus resultados en los exámenes de entrada universitaria están en el rango de los estudiantes aceptados el año anterior. Asegúrese que la universidad ofrece la carrera que le interesa y que usted está cómodo con la posibilidad de inscribirse allí. Vale la pena elegir universidades de seguridad que son de bajo riesgo económico y académico en el caso de que reciba malas ofertas de ayuda económica en sus universidades preferidas. Elija una o dos universidades de seguridad.
  • Las universidades correspondientes son aquellas en que usted es similar al estudiante común en términos de promedio y de resultados en los exámenes de entrada universitaria. Usualmente, las universidades emparejadas a usted ofrecen más recursos que sus universidades de seguridad y tienen carreras y actividades que le emocionan. Elija entre dos y cuatros de éstas universidades.
  • Las universidades de alcance son las que tienen un criterio de admisión muy competitivo, pero usted todavía siente como si tuviera una chance de aceptación y puede visualizarse en el campus. Aún si usted es el graduado con las mejores calificaciones en su secundaria, siempre debe considerar las universidades de la Liga Ivy como universidades de alcance. Elija una o dos universidades de éstas.

Página actualizada: 07/2017